Un alto precio te hace creer que el vino está más rico

Black Books / Channel 4, 2000

Un vino parece más agradable si tiene un alto precio. Así lo informan los investigadores franceses y alemanes. Incluso, las diferencias son notorias en la reacción del cerebro: las zonas relacionadas con el trabajo del sistema de recompensa se activan más cuando la persona degusta un vino caro, que se diferencia del barato solo en el precio. El artículo fue publicado en la revista Scientific Reports.

Los investigadores han demostrado que la información exterior influye en nuestras expectativas, y como consecuencia, en la percepción de la realidad. Pero hasta ahora no era claro qué procesos en el cerebro intervienen en este fenómeno.

Psicólogos de la Sorbona y la Universidad de Bonn llevaron a cabo un experimento en el cual participaron 30 personas -15 mujeres y 15 hombres. Situados en el interior de un escáner de resonancia magnética, los participantes probaron vino, de 12 euros, a través de un sorbete.

En el primer caso, mostraron a los participantes, al azar, diferentes precios en la pantalla dentro del aparato: 3, 6 o 18 euros. Las sumas fueron escogidas para conservar el efecto placebo del marketing.

En la segunda parte del experimento, los neurobiólogos, para hacerlo más realista, dieron a los participantes un crédito de 45 euros y les ofrecieron probar vino: o barato, o al 10% del precio de la botella.

Durante la degustación, a los participantes les realizaron tomografías cerebrales de resonancia magnética. Cada persona pasó tres sesiones de hora y media en el scáner y probó 108 tipos de vino. Cada tipo fue valorado en una escala de 9 puntos.

Como se esperaba, el vino más caro les pareció a los participantes un poco más delicioso que el barato. El efecto se observó independientemente de si los participantes pagaron por la degustación o no.

Durante la degustación de los vinos más caros, aumentó la actividad de la corteza prefrontal medial y el estriado ventral. La primera está relacionada con el proceso de formación de expectativas sobre la calidad del vino en relación a su precio. El estriado ventral es parte del sistema de recompensa en el cerebro, y seguramente, nos obliga a considerar el vino caro como más delicioso.

Cristina Ulasovich

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.