Esta 'estrella zombie' ha sobrevivido a una violenta supernova

Una enana blanca derrama gas sobre una estrella acompañante hasta que provoca reacciones termonucleares que conducen a una brillante explosión.
(NASA / JPL-Caltech).

Qué será de nuestro Sol cuando, en 5.000 millones de años, su decadencia se complete y, tras hincharse con el hidrógeno de su superficie y tornarse rojo, quede inexorablemente atrofiado como un cuerpo oscuro y frío, apenas del tamaño de la Luna. Dónde quedarán los recuerdos de trillones de tardes y amaneceres dorados que nuestra estrella, una enana amarilla, nos regaló. Difícil saberlo. Aunque si se tratara de una enana blanca, otro podría ser el escenario, de acuerdo a recientes investigaciones científicas.

Astrónomos han identificado una estrella enana blanca en nuestra galaxia que puede ser un residuo de una supernova Iax, un tipo de explosión estelar descubierto recién hace 5 años. Las propiedades de esta inusual enana blanca, conocida como LP 40-365, pueden ayudar a los científicos a determinar cómo se crean estas supernovas inusuales, dicen Stephane Vennes, líder del equipo responsable de la investigación publicada en la revista Science.

Las supernovas de tipo Ia (uno-a) son causadas por la destrucción completa de una estrella enana blanca en una explosión termonuclear. Este tipo de supernovas se caracteriza por ostentar un brillo bastante uniforme que las hace ideales para la observación cosmológica. En 2012, un equipo multinacional de astrónomos dio cuenta del descubrimiento de una forma desconocida de supernova, llamada Tipo Iax, que se parece al Tipo Ia, aunque es mucho más débil (menor velocidad de luz máxima). Las supernovas tipo Iax pueden ser causadas por la destrucción parcial de una estrella enana blanca en tal explosión.

Si esa interpretación es correcta, parte de la enana blanca debe sobrevivir a la explosión como objeto residual. Los científicos han identificado LP 40-365 como una inusual enana blanca con una masa baja (0,14 masas solares, apenas 8 veces el tamaño de la Tierra), alta velocidad y composición extraña - exactamente como podría esperarse para la estrella sobrante de un evento Tipo Iax. Calculan que la explosión debe haber ocurrido entre cinco y 50 millones de años atrás en la Vía Láctea.

Ryan Foley (Universidad de California, Santa Cruz), astrónomo integrante del equipo que descubrió este tipo de supernovas, está desconcertado por la ausencia de carbono en la superficie de la estrella, pero considera que las observaciones son consistentes con el perfil de una Iax: "Creemos que al menos en algunos casos la enana blanca no es destruida por completo, dejando una estrella gravitacionalmente vinculada, golpeada y magullada. Llamamos a estas ‘estrellas zombies’, ya que murieron en la explosión, pero siguen viviendo".

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.