¿Tienes úlceras estomacales? Prueba con tragarte unos cuantos de estos robots

La composición del diminuto carguero de medicina (Nature Communications).

Es de uso común en grandes ciudades pedir medicinas a domicilio. Pero no es frecuente que los fármacos te los entreguen directamente en las partes enfermas de tu cuerpo específicamente. Hasta ahora.

Micromotores, vehículos autónomos de escala microscópica, de apenas el ancho de un cabello humano, son los chicos del mandado del mañana: por primera vez estos dispositivos han curado infecciones bacterianas en el estómago de ratones, utilizando burbujas para impulsarse y transportar antibióticos.

El traslado realizado mejora la absorción y alarga el efecto de los antibióticos en el revestimiento del estómago donde las bacterias se concentran, según Joseph Wang, de la Universidad de California en San Diego, quien dirigió la investigación que publica la revista Nature Communications.

En su experimento, los micromotores administraron una dosis de antibióticos diariamente durante cinco días, al término de los cuales lograron mejores resultados que la administración regular de la medicina.

Los minúsculos vehículos consisten en un núcleo de magnesio esférico recubierto con varias capas diferentes que ofrecen protección, tratamiento y la capacidad de adherirse a las paredes del estómago (al estar hechos de materiales biodegradables, el cuerpo los deshace y expulsa sin mayor problema, una vez que cumplieron con su cometido). Después de que se tragan, los núcleos de magnesio reaccionan con el ácido gástrico en el estómago, creando burbujas de hidrógeno que impulsan a los micromotores, con su carga terapéutica, por todo el órgano.

Este proceso reduce brevemente la acidez en el estómago. Al ser la capa antibiótica del micromotor sensible a la acidez, la reducción es la luz verde para liberar los antibióticos. De lo contrario, y esto es lo que complica el éxito de otros antibióticos basados ​​en proteínas, los fármacos pueden ser destruidos antes surtir su efecto terapéutico. De hecho, estos medicamentos normalmente son tomados junto con inhibidores de jugos gástricos, a fin de reducir momentáneamente la acidez y facilitarle el trabajo a los fármacos que combaten infecciones bacterianas, causantes de úlceras, por ejemplo. Lamentablemente, estgos inhibidores causan efectos secundarios como dolores de cabeza, diarrea, fatiga y hasta ansiedad o depresión.

Nada de ello está asociado con los micromotores, cuyo efecto sobre la acidez es neutralizado después de 24 horas.

Los pasos siguientes son realizar un estudio animal más grande, y luego, ensayos en humanos.

El desarrollo de vehículos autónomos a escala minúscula, con el potencial de reparar lo que anda mal en nuestros organismos, es un área en franco crecimiento en el escenario científico mundial. Un estudio conjunto recientemente publicado da cuenta del desarrollo de nanorobots que, imitando el nado estilo libre de los atletas de carne y hueso, son capaces de trasladar medicina a partes específicas del cuerpo de un paciente de cáncer, que podría así evitar las devastadoras consecuencias que sobre el cuerpo tiene la quimioterapia, que afecta tanto a células enfermas como a las sanas.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.