La vitamina C podría ayudar a combatir la leucemia

La vitamina C activó la función perdida de TET2 en ratones diseñados con deficiencias en la enzima. /Pxhere

La vitamina C puede decirle a las células madre defectuosas en la médula ósea que maduren y mueran normalmente, en lugar de multiplicarse para causar cánceres de sangre. Este es el hallazgo de un estudio dirigido por investigadores de Perlmutter Cancer Center (EE.UU.), y publicado en la revista Cell.

Ya se conocía que ciertos cambios genéticos reducen la capacidad de una enzima llamada TET2 de alentar a las células madre a convertirse en células maduras de la sangre, que finalmente mueren, en muchos pacientes con ciertos tipos de leucemia, dicen los autores. El nuevo estudio encontró que la vitamina C activó la función perdida de TET2 en ratones diseñados con deficiencias en la enzima.

Los resultados del estudio giran en torno a la relación entre TET2 y citosina, una de las cuatro letras de ácido nucleico (GTCA) que componen el código genético. Cada tipo de célula tiene los mismos genes, pero cada una obtiene diferentes instrucciones para activar solo los que le son necesarios. Estos mecanismos reguladores epigenéticos incluyen la metilación del ADN, es decir, la unión de una molécula pequeña denominada grupo metilo a las bases de citosina que determinan la acción de un gen que las contiene.

La vinculación y retirada de los grupos metilo también sincroniza la expresión génica en las células madre, que pueden madurar, especializarse y multiplicarse para convertirse en músculos, huesos, nervios u otros tipos de células. En la leucemia, las señales que ordenan a una célula madre de la sangre a madurar funcionan mal, dejando que se multipliquen sin cesar y se auto-renueven, en lugar de producir glóbulos blancos normales necesarios para combatir la infección.

Probado con éxito en ratones

Trabajos anteriores habían demostrado que la administración de dosis extremas de vitamina C podía ser una estrategia segura para mejorar los resultados de las terapias para combatir el cáncer de pulmón y de cerebro. Asimismo, estudios previos daban cuenta de cómo esta sustancia podría estimular la actividad de TET2, TET1 y TET3. Debido a que solo una de las dos copias del gen TET2 en cada célula madre suele estar afectada, los autores plantearon la hipótesis de que altas dosis de vitamina C, que solo pueden administrarse por vía intravenosa, podrían revertir los efectos de la deficiencia de TET2, activando la acción del resto del gen funcional. El tratamiento con altas dosis de vitamina C indujo a las células madre a madurar y también suprimió el crecimiento de células madre de cáncer de leucemia de pacientes humanos implantados en ratones.

Los cambios en el código genético (mutaciones) que reducen la función de TET2 se encuentran en el 10% de los pacientes con leucemia mieloide aguda (AML), el 30% de aquellos con una forma de pre-leucemia llamada síndrome mielodisplásico y en casi el 50% de los pacientes con leucemia mielomonocítica crónica. Tales cánceres causan anemia, riesgo de infección y hemorragia, ya que las células madre anormales se multiplican en la médula ósea hasta que interfieren con la producción de células sanguíneas, con el número de casos aumentando a medida que la población envejece.

Junto con estas enfermedades, las nuevas pruebas sugieren que alrededor del 2,5% de todos los pacientes de cáncer de Estados Unidos (con unos 42.500 nuevos pacientes cada año) pueden desarrollar mutaciones TET2, incluyendo algunos con linfomas y tumores sólidos, dicen los autores.

Otra vitamina ha demostrado recientemente tener más poder del que se le atribuía. Un simple suplemento de B3 podría tener el potencial de prevenir abortos espontáneos y defectos de nacimiento, según una investigación llevada a cabo por científicos australianos durante 12 años. El trabajo, publicado en New England Journal of Medicine, identifica una deficiencia en una molécula de desarrollo llamada NAD que puede impedir que los órganos del bebé se formen adecuadamente en el útero. Pero tomar esta vitamina durante el embarazo puede prevenir una variedad de defectos congénitos.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.