Paneles solares son integrados con éxito al fuselaje de drones

Drones compuestos con paneles solares integrados /Praxis Aeronautics

La empresa australiana Praxis Aeronautics ha firmado un contrato con el gobierno de Australia para estudiar formas de encapsular paneles solares en estructuras de material compuesto de aviones. Como escribe Aviation Week, los resultados del proyecto se utilizarán, en primer lugar, en la producción de drones.

En algunos drones modernos se instalan finas películas solares para alimentar al vehículo con energía recogida de la luz del Sol. En estas aeronaves, el panel solar se pega sobre el fuselaje o el ala. No obstante, dichas películas tienen una eficacia relativamente pequeña y son costosas. En algunos casos, para abaratar el dron, los desarrolladores les colocan placas solares comunes, pero su fragilidad limita la cantidad de lugares donde las pueden colocar.

Asimismo, en ambos casos, las placas solares siguen siendo vulnerables ante factores externos que puedan presentarse durante el vuelo, reduciendo ello significativamente su eficacia.

Según Praxis Aeronautics, la integración de los paneles solares en el material compuesto, como parte integral del fuselaje, permitirá protegerlos de daños, y dará a los desarrolladores una mayor libertad para elegir su ubicación. La investigación, que actualmente lleva a cabo la empresa, implica la posibilidad de incorporar paneles solares estándar en el compuesto.

Praxis Aeronautics ya ha propuesto uno de los métodos de integrar paneles solares y lo ha probado en un pequeño drone. Este método consiste en colocar estas placas sobre la fibra de carbono con que se construyen las partes del drone y luego verter un ligante transparente para encapsular el panel sin restarle acceso a la luz del Sol.

Según la compañía, gracias a este método, la superficie de cualquier elemento del diseño del drone resulta lisa. Y el pegamento transparente prácticamente no reduce la eficiencia de los paneles solares y los protege de daños.

El costo de este método es de 1.000 dólares australianos por metro cuadrado (US$792). A modo de comparación, aplicar una película solar convencional cuesta en promedio 35.000 dólares australianos por metro cuadrado (US$27.700 ). Ahora los australianos van a estudiar el desempeño de los paneles instalados mediante esta técnica y cómo afectan la resistencia total de los componentes de la aeronave.

Vasily Sychev

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.