Los delfines desdentados que vivieron 29 millones de años atrás fueron succionadores

Los delfines Inermorostrum xenops en la imaginación del artista/ Robert W. Boessenecker

Paleontólogos de EE. UU. descubrieron en el sureste del país, fósiles de una nueva especie de delfines pequeños, Inermorostrum xenops, que vivió hace unos 29 millones de años. A pesar de pertenecer a la familia de la ballena dentada, los delfines carecían de ellos. Aparentemente cazaban peces pequeños y moluscos cefalópodos, a los que succionaban con sus fuertes labios. El estudio se publica en Proceedings of the Royal Society B.

Los paleontólogos pudieron describir a la nueva especie de delfines fósiles gracias a un cráneo parcialmente preservado. También se conservó la mandíbula superior y una gran parte de la región orbital (que rodea el ojo). Los fósiles fueron encontrados en el río Wondo, en Carolina del Sur. Los científicos incluyeron al delfín en la familia Xenorophidae - uno de los grupos más primitivos de ballenas dentadas. Los Xenorophidae vivieron en el sudeste de EE. UU., en el Oligoceno, hace 33-23 millones de años.

 

Restos del Inermorostrum xenops

Robert Boessenecker

El I. xenops resultó ser la más pequeña de las ballenas dentadas oligocénicas: su longitud fue de aproximadamente un metro y medio, como las marsopas comunes modernas. El delfín no tenía dientes, tenía un hocico corto. Esto, según los investigadores, indica que el animal se alimentaba succionando a la presa, y fue uno de los más antiguos cetáceos con un mecanismo de alimentación similar. Al parecer, tenía grandes labios carnosos y/o vibrisas. En las vibrisas puede haber tenido electroreceptores que le permitían encontrar peces bentónicos y mariscos.

"En solo cuatro millones de años, los xenops evolucionaron de sus antepasados, las ballenas dentadas, para convertirse en un desdentado succionador especializado”, explica Robert Boessenecker, autor principal del trabajo y profesor de Charleston College.

Para conocer cómo se desarrolló la especialización de la alimentación en las ballenas dentadas, los autores del estudio hicieron un análisis filogenético de los hocicos. Resultó que los xenops, aunque eran los más antiguos, no eran los únicos succionadores. Algunas especies de ballenas dentadas oligocénicas también adquirieron hocicos cortos. No obstante, en otras familias de antiguos delfines, los hocicos, por el contrario, crecieron. Una posibilidad para explicar esta diversidad es la aparición de la Corriente Circumpolar Antártica Oligocénica media y el correspondiente aumento en la masa de plancton y animales de los que se alimentaban. Y, con ello, la emergencia de nuevos depredadores de estas especies.

Ekaterina Rusakova

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.