Estrellas que se acercan al Sistema Solar pueden 'enviar' cometas a la Tierra

Fotograma de vídeo que muestra los movimientos de dos millones de estrellas durante 1,5 millones de años en el futuro. /ESA

Tras el estudio de los movimientos de más de 300.000 estrellas realizado por el satélite Gaia, la Agencia Espacial Europea (ESA) ha informado en un reciente comunicado, de que en un futuro, cometas podrían acercarse a la Tierra debido a raros encuentros de estrellas con nuestro Sol, que perturbarían la Nube de Oort, el conjunto de cometas en los confines de nuestro Sistema Solar.

Hay que aclarar que cuando nos movemos en dimensiones astronómicas, cerca puede significar billones de kilómetros. De este modo, una estrella, dependiendo de su masa y velocidad, necesitaría llegar a unos 60 billones de kilómetros antes de que comience a afectar a la Nube, que se encuentra a unos 15 billones de kilómetros del Sol (100.000 veces la distancia entre el astro y la Tierra). A medida que el Sistema Solar se mueve a través de la galaxia, del mismo modo que lo hacen otras estrellas, estos encuentros son inevitables.

La influencia gravitacional de las estrellas que pasan cerca de la Nube de Oort podría perturbar los caminos de los cometas que residen allí, sacudiéndolos hacia órbitas que los llevan al interior del Sistema Solar. Aunque se cree que esto es responsable de que cada cierto tiempo observemos cometas pasar por nuestro cielo, existe el riesgo potencial de que estos cuerpos celestes pongan rumbo a la Tierra u otros planetas y colisionen.

Hasta ahora, los movimientos relativos al Sol de más de 300 000 estrellas han sido trazados a través de la galaxia. Al combinar los nuevos resultados con la información existente, los astrónomos comenzaron una búsqueda detallada y en gran escala de las estrellas que pasaban cerca de nuestro Sol. Así, se encontró que 97 estrellas pasarán a 150 billones de kilómetros, mientras que 16 se acercarán a unos 60 billones, lo que resulta razonablemente cerca. De entre estas últimas destaca un encuentro particularmente cercano de una estrella, Gliese 710, en 1,3 millones de años. Se prevé que pase a solo 2,3 billones de kilómetros de la Nube de Oort.

Una visita cercana cada 50.000 años

Gliese 710 tiene una masa del 60% de la de nuestro Sol y viaja mucho más lento que la mayoría de las estrellas: cerca de 50 000 km/h, en comparación con el promedio de 100.000 km/h. La velocidad de su paso significa que tendrá mucho tiempo para ejercer su influencia gravitacional sobre los cuerpos en la Nube de Oort, enviando potencialmente lluvias de cometas al Sistema Solar. A pesar de su paso más lento, aparecerá como el objeto más brillante y más rápido en el cielo nocturno en el acercamiento más cercano.

La estrella ya está bien documentada, y gracias a los datos de Gaia, la distancia estimada de encuentro ha sido recientemente revisada. La tasa global de encuentros se estima en alrededor de 550 estrellas que se acercan como mínimo a 150 billones de kilómetros, de las cuales unas 20 se estarían tan cerca como 30 billones de kilómetros. Esto equivale a cerca de un encuentro cercano potencial cada 50.000 años aproximadamente. Es importante notar que no se garantiza que una estrella realmente perturbe a los cometas de tal manera que entren en las regiones interiores del Sistema Solar. 

La comprensión de los movimientos pasados y futuros de las estrellas es un objetivo clave del satélite Gaia, encargado de recoger datos precisos sobre posiciones estelares y sus movimientos. Después de 14 meses de trabajo, en noviembre del año pasado, la ESA hizo público el primer catálogo completo de la Vía Láctea, que incluye las distancias y los movimientos a través del cielo de más de dos millones de estrellas.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.