Una de cada cinco muertes prematuras por causas respiratorias se deben al ozono

El mayor número de muertes respiratorias atribuibles al ozono provino de Asia. /PxHere

Científicos del Stockholm Environment Institute (SEI) de la Universidad de York (Reino Unido) han publicado nuevas cifras que muestran las consecuencias de una exposición a largo plazo al ozono. Aseguran que, en 2010, la exposición a largo plazo a la contaminación atmosférica de este gas contribuyó a alrededor de un millón de muertes prematuras por causas respiratorias a nivel mundial, aproximadamente una de cada cinco de todas las muertes respiratorias. Esto supera en un 125 % las estimaciones anteriores de los impactos mundiales de la salud del ozono. Los hallazgos, publicados en Environmental Health Perspectives, se basaron en los resultados de un reciente análisis de la asociación de la exposición a largo plazo al ozono y la mortalidad respiratoria en 670.000 adultos.

El mayor número de muertes respiratorias atribuibles al ozono provino de Asia, lo que representa alrededor del 79% del total de un millón de muertes estimadas a nivel mundial: India representó alrededor de 400.000, y China alrededor de 270.000. África, Europa y Norteamérica tuvieron entre 50.000 y 60.000 muertes atribuibles al ozono, con menos en América Latina y Oceanía. El ozono se forma en la atmósfera a partir de emisiones de contaminantes tales como óxidos de nitrógeno de vehículos, compuestos orgánicos del uso de disolventes y metano de la agricultura. Una vez formado, puede permanecer en la atmósfera durante semanas y alejarse largas distancias de las fuentes de emisión, a través de países y continentes.

Sin embargo, Chris Malley, principal autor del estudio, advierte: "Hay un grado de incertidumbre en estas estimaciones porque la función concentración-respuesta que usamos se basa en el análisis de los Estados Unidos. No sabemos si la relación es la misma en otras regiones, como en la India y China, donde la prevalencia de otros factores de riesgo para las enfermedades respiratorias varía considerablemente”. Según los expertos, la clave para reducir la exposición al ozono radica en abordar las fuentes de contaminación: controlar las emisiones del transporte por carretera, el uso de la energía doméstica o las emisiones de metano de la agricultura.

El análisis surgió de la iniciativa de SEI sobre vías de desarrollo de bajas emisiones, que incluye el desarrollo de una calculadora de beneficios para ayudar a los responsables políticos y planificadores a evaluar los beneficios potenciales de emprender medidas que reduzcan la contaminación del aire. "Nuestros colegas de países como Ghana, Perú, Nigeria y Bangladesh han destacado la relevancia que han tenido estos estudios de los impactos de la contaminación atmosférica en la salud, como motivación para la reducción de las emisiones", dijo Johan C.I Kuylenstierna, coautor del estudio y miembro del Panel Asesor Científico de la Coalición para el Clima y el Aire Limpio (CCAC) de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por otro lado, en julio, un grupo de científicos del Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT, EE.UU.) detectó grandes señales de curación en la capa de ozono. El gran hoyo sobre la Antártida (una notable herida en el revestimiento del globo) terminaría de cerrar permanentemente a mitad de siglo, según Susan Solomon, especialista en ciencia climática y atmosférica, en un trabajo divulgado por la revista especializada Science.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.