Malas noticias: la radiación UV de las enanas rojas podría no ser suficiente para la vida

Enana roja. /Wikipedia

Nos advierten constantemente sobre los peligros de los rayos ultravioleta (UV), y no es para menos: es uno de los principales factores de riesgo del cáncer de piel. Pero esta nociva radiación también ha sido imprescindible para la aparición de la vida en la Tierra y, del mismo modo, podría ser una clave para buscarla en otras partes del Universo. Por ejemplo, ciertos niveles de UV podrían ser necesarios para la formación de ácido ribonucleico, una molécula necesaria para todas las formas de vida conocidas, asegura un estudio publicado en The Astrophysical Journal.

El trabajo, liderado por Sukrit Ranjan del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsoniana (CfA, EE.UU.), sugiere que las estrellas enanas rojas, más pequeñas y menos masivas que el Sol, podrían no emitir suficiente luz UV para poner en marcha los procesos biológicos esenciales para la vida tal y como la conocemos. Esto serían unas malas noticias para la astronomía, puesto que recientemente, varios sistemas planetarios con potenciales zonas habitables, donde podría existir agua líquida, se han descubierto alrededor de enanas rojas, incluyendo Proxima Centauri, TRAPPIST-1 y LHS 1140.

Usando modelos por ordenador y las propiedades conocidas de las enanas rojas, los autores estiman que la superficie de los planetas rocosos, en las zonas potencialmente habitables alrededor de las enanas rojas, experimentarían de 100 a 1.000 veces menos de la luz ultravioleta de la que la Tierra debió recibir en su juventud.

Ni tanto, ni tan poco

Sin embargo, estudios previos habían demostrado que las estrellas enanas rojas en sistemas como TRAPPIST-1 pueden producir dramáticas llamaradas de UV, que podrían dañar gravemente la atmósfera y la vida en los planetas circundantes. Pero por otro lado, estas llamaradas, podrían proporcionar suficiente energía para compensar los niveles más bajos de luz UV producidos constantemente por la estrella. "Es necesario que haya suficiente luz ultravioleta para activar la formación de la vida, pero no tanto como para erosionar y eliminar la atmósfera del planeta", explica Robin Wordsworth, de la Escuela de de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la Universidad de Harvard (EE.UU.).

Los autores reconocen que aún queda mucho trabajo por hacer para determinar cómo determinados factores, incluyendo la luz UV, influyen en la formación de la vida. Hay un intenso interés en despejar estos interrogantes, no solo porque las estrellas enanas rojas proporcionen algunos de los candidatos más atractivos como planetas habitables, sino, porque en el caso de que se encontrara vida en el sistema de una enana roja, podría implicar que el origen de la vida es muy diferente de lo que pensamos que podría haber pasado en la Tierra.

Astrofísicos de la Universidad de Texas (EE.UU.) predijeron, en un artículo publicado hace unas semanas en Astrophysical Journal, que, a solo 16 años luz, podría existir un planeta similar a la Tierra, Gliese 832c, escondido en el sistema estelar Gliese 832. El equipo investigó este sistema de estrellas buscando exoplanetas adicionales. Sus cálculos revelaron que un planeta con una configuración dinámicamente estable puede residir a una distancia que oscila entre 0,25 y 2,0 unidades astronómicas (UA) de la estrella Gliese 832.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.