El asteroide que se acercó a la Tierra es tan grande que tiene sus propias lunas

NASA / JPL-Caltech

La semana pasada, el asteroide Florence, el más grande de los que se nos han acercado en el último siglo, pasó a unos 7 millones de kilómetros de la Tierra, distancia equivalente a 18 veces la que separa a la Luna de nuestro suelo. Es tan grande, que él mismo tiene sus propias lunas: lo orbitan dos diminutos satélites, según muestran las imágenes de radar obtenidas por la Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA) cuando alcanzó su punto más cercano, durante los días 31 de agosto y 1 de septiembre.

Lo cierto es que, anteriormente, muchos otros asteroides han pasado más cerca de la Tierra que Florence, pero “este es el mayor asteroide que ha transitado tan cerca de nuestro planeta desde que comenzó el programa de la NASA para detectar y rastrear estos cuerpos", contó Paul Chodas, gerente del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA.

Que los asteroides tengan sus propios satélites no es un fenómeno tan raro: alrededor de 60 de estas piedras que se han acercado a la Tierra, de los aproximadamente 16.400 conocidos, tienen al menos una luna. Pero los asteroides triples, es decir, que tienen dos lunas, son más raros. El que nos ocupa es el tercer asteroide triple cercano a la Tierra encontrado hasta la fecha. Los otros son 2001 Sn, cuyas lunas fueron descubiertas en 2008, y Asteroid 1994 CC, halladas en 2009. Pero ninguno de estos dos se aproximó tanto como Florence, que ofreció una rara oportunidad de observar los objetos con más detalle antes de continuar su viaje alrededor del sol. Esta roca mide 4,4 kilómetros de ancho, lo que no parecen unas dimensiones descomunales, pero las lunas que lo acompañan son muy pequeñas, entre 100 y 300 metros de ancho. La órbita de la luna interior tarda ocho horas, y la de la exterior, entre 22 y 27.

Además de revelar sus lunas, las nuevas imágenes de radar de la NASA proporcionaron un poco más de información sobre el propio asteroide: es redondo, pero con una cresta a lo largo de su ecuador y, por lo menos, un enorme cráter. Aunque ya está lejos, la NASA seguirá teniendo observaciones de radar durante uno o dos días más, para sacar el máximo partido de la rara proximidad del asteroide. La última vez que Florence estuvo tan cerca de la Tierra fue en 1890, y no se acercará tanto de nuevo hasta después del año 2500.

Se acercan a la Tierra muchos más asteroides de los que te imaginas, de diversos tamaños y a distintas distancias. Échale un ojo al recuento que publicamos hace unos meses. Si te asusta la posibildad de na colisión, debes tener en cuenta que la NASA tiene un equipo de científicos que vigila el cielo permanentemente buscando amenazas potenciales, y que trabajan en una serie de misiones, entre las que se incluye un proyecto de redireccionamiento de asteroides.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.