Científicos consiguen observar detalladamente proteínas ligadas al alzhéimer

Diagrama de dos protofilamentos que forman una fibrilla. /HHU Düsseldorf

Investigadores de la Universidad Heinrich Heine de Düsseldorf (Alemania) han conseguido valiosas imágenes de fibrillas de amiloides, los agregados de proteínas sólidas asociadas con enfermedades como el alzhéimer. Gracias a los nuevos escaneos de alta resolución a nivel atómico, los científicos esperan entender mejor cómo se arraiga esta enfermedad en el cerebro y qué se puede hacer para evitar que estas fibrillas se extiendan.

La investigación, publicada en Science, muestra las intrincadas interacciones y las posiciones exactas de las proteínas beta-amiloides (Aβ) a medida que forman fibrillas, algo que nunca se había podido ver tan de cerca antes, dicen los investigadores. Estas se componen de proteínas naturales que son normalmente solubles, pero que pueden desviarse y engranarse para formar fibras insolubles. En el caso del alzhéimer, estas placas de fibrillas se acumulan entre las células nerviosas y son los principales sospechosos por causar la muerte celular y la pérdida de tejido asociada con la enfermedad.

Para obtener imágenes detalladas, los investigadores hicieron uso de una instalación de microscopía cryo-electrónica, que utiliza temperaturas increíblemente bajas (criogénicas) para mantener los átomos en su lugar y medirlos sin interferencia en su estado natural. Las lecturas extra de la espectroscopia de resonancia magnética nuclear (RMN) de estado sólido y los experimentos de difracción de rayos X ayudaron a validar los datos y la estructura atómica, produciendo una representación informática precisa.

Un mayor entendimiento de la genética del alzhéimer

Los investigadores descubrieron cómo se estructuran las moléculas individuales de la proteína Aβ, escalonadas en capas unas encima de otras, como una cremallera, y la ubicación y estructura de los 42 residuos de aminoácidos de las moléculas de esta proteína. Esto a su vez podría ayudar a explicar cómo las variaciones genéticas afectan la posibilidad de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, porque diferentes variantes de la proteína Aβ, aparentemente, cambian la estabilidad de las fibrillas.

Se conoce que los ratones no tienen Alzheimer y también que una pequeña parte de la población en Islandia parece ser inmune a ella. Según los autores, las nuevas imágenes pueden dar pistas sobre las razones genéticas de que esto suceda. Confían en que nuevas imágenes de fibrilas amiloides ayuden al estudio de esta enfermedad y enfermedades relacionadas en los próximos años.

En julio de este año, se presentó en la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer en Londres (Reino Unido) un método de diagnóstico temprano que consistirá en un simple análisis de sangre, para detectar si placas de beta-amiloide se están acumulando en el cerebro de una persona. Esto permitirá aplicar a los pacientes terapias tempranas que contrarresten la pérdida de memoria y capacidades neurológicas y mejoren la calidad de vida por varios años, retrasando el deterioro que conlleva este desorden.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.