Telescopio Hubble identifica un planeta tan negro como el asfalto

Ilustración artística de WASP-12b. /NASA

Usando el Espectrógrafo de Imágenes de Telescopio Espacial (STIS) en el Telescopio Espacial Hubble, de las agencias espaciales estadounidense y europea, NASA y ESA, un equipo internacional liderado por astrónomos de las universidades de McGill (Canadá) y Exeter (Reino Unido) ha medido cuanta luz refleja el exoplaneta WASP-12b para aprender más sobre la composición de su atmósfera. Los científicos han descubierto que prácticamente no refleja luz, haciendo que aparezca esencialmente negro.

El descubrimiento revela infrormación sobre la composición atmosférica de este cuerpo celeste y también refuta las hipótesis anteriores sobre la atmósfera de WASP-12b. Los resultados, publicados en The Astrophysical Journal Letters, revelan que el albedo (porcentaje de radiación que cualquier superficie refleja respecto a la radiación que incide sobre ella) medido de WASP-12b es de 0,064 como máximo, haciendo el planeta más oscuro que el asfalto, según afirman los autores, y dos veces menos reflexivo que nuestra luna, que tiene un albedo de 0,12.

Desde su descubrimiento en 2008, WASP-12b se ha convertido en uno de los exoplanetas mejor estudiados. Clasificado como un Júpiter caliente, orbita la estrella parecida al Sol WASP-12A, a unos 1.400 años luz de distancia, tiene un radio casi el doble de Júpiter y una órbita que dura algo más de un día terrestre. Debido a la cercanía con su estrella, la gravedad le ha dado forma de huevo y ha elevado la temperatura de la superficie de la cara que muestra a la estrella 2.600º C.

La alta temperatura es también la explicación más probable para el bajo albedo de WASP-12b. El lado de luz diurna de WASP-12b es tan caliente que las nubes no pueden formarse y los metales alcalinos se ionizan. Es incluso lo suficientemente caliente como para romper las moléculas de hidrógeno en el hidrógeno atómico que hace que la atmósfera actúe más parecido a la de una estrella de baja masa que a la de un planeta. Esto conduce al albedo bajo del exoplaneta.

Para medir el albedo de WASP-12b, los científicos lo observaron en octubre de 2016 durante un eclipse, cuando estaba cerca de la fase completa y pasó por detrás de su estrella anfitriona por un tiempo. Este es el mejor método para determinar la capacidad de reflexión de la luz de un exoplaneta. Sin embargo, esta técnica requiere una precisión diez veces mayor que las observaciones de tránsito tradicionales. Utilizando el telescopio espacial de Hubble, los científicos fueron capaces de medir el albedo de WASP-12b en varias longitudes de onda diferentes. Después de medirlo, encontraron que los datos no coincidían con ninguno de los dos modelos propuestos con anterioridad. Los nuevos datos indican que la atmósfera WASP-12b está compuesta de hidrógeno atómico y helio.

WASP-12b es solo el segundo planeta en tener medidas de albedo espectralmente resueltas (el primero fue HD 189733b, otro Júpiter caliente). Los datos recopilados por el equipo les permitieron determinar si el planeta refleja más luz hacia el extremo azul o rojo del espectro. Mientras que los resultados para HD 189733b sugieren que el exoplaneta tiene un color azul profundo, WASP-12b no refleja la luz en ninguna longitud de onda, pero sí que la emite, debido a su alta temperatura, dándole un tono rojo similar a un metal brillante caliente.

Durante las edades jóvenes de los planetas, sucesos como el impacto de cuerpos espaciales puede desencadenar violentos episodios de cambio climático, de la noche a la mañana. Pero eventos que puedan calentar la Tierra a hasta la mitad de la temperatura del Sol y que el registro de ello sean unas piedras de 38 millones de años de antigüedad es, sin duda, algo inusual. Un estudio publicado en Earth and Planetary Science Letters por la Universidad de Curtin (Australia) da cuenta de ello. Las temperaturas alcanzadas por silicatos fundidos producto de impactos de metoritos son desconocidas porque dichos choques terminan siendo tan poderosos que no solo funden los minerales sino que incluso los vaporizan, dejando acaso escasa o nula evidencia física que pueda servir de objeto de estudio para establecer temperaturas aproximadas.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.