Esta baya podría mantener a raya al asma mejor que el salbutamol

(Wikimedia Commons)

La ardisia es un pequeño arbusto perenne, siempre verde, que puede ser criado en exteriores o interiores, produce unas bayas de rojo encendido del tamaño de arvejas y puede ofrecer una esperanza a los asmáticos. Investigadores de la Universidad de Bonn han extraído de la planta un farmacéutico activo de sus hojas para combatir esta mal respiratorio, al menos en ratones de laboratorio, en quienes inhibió casi completamente la contracción característica de las vías respiratorias producida por el asma.

El fruto de la planta es también conocido como baya de Navidad, por su encendido color rojo y contraste con el verde de sus hojas que alcanzan su máximo esplendor precisamente en el último mes del año. Es considerada una especie invasiva en los Estados Unidos, aunque también es empleada con fines medicinales en la China.

No obstante, el estudio que se publica en la revista Science Translational Medicine y que fue conducido por equipos de los Institutos de Fisiología I, Biología Farmacéutica y Química Farmacéutica de la Universidad de Bonn (Alemania), junto con especialistas en asma de Nottingham (Reino Unido), le da una nueva dimensión a la planta.

Las hojas del arbusto contienen una sustancia con el nombre críptico FR900359 que hasta hace poco no se había considerado científicamente como medicina. Ahora, los estudios han revelado que el compuesto es muy eficaz para prevenir la contracción de los músculos bronquiales que los asmáticos sufren regularmente y que impiden una ventilación adecuada de los pulmones, que podría devenir en asfixia y muerte.

Supuestamente FR900359 es más eficaz y tiene una acción más prolongada que el salbutamol, una de las drogas más comunes para tratar el asma. Daniela Wenzel, la líder del estudio, señala que "este compuesto inhibe las moléculas críticas de señalización en nuestras células, las proteínas Gq", que ejercen funciones clave en muchos procesos en el cuerpo, incluyendo el control de la tonicidad de las vías respiratorias.

La inhibición de las vías de señalización individuales puede reducir la contracción del tracto respiratorio. Sin embargo, esto no hace posible prevenir completamente tales contracciones en pacientes con asma grave.

Las diversas señales de contracción convergen en las proteínas Gq y desencadenan espasmos en las vías respiratorias. "Cuando inhibimos la activación de proteínas Gq con FR900359, conseguimos un efecto mucho mayor", enfatiza la Dra. Michaela Matthey del Instituto de Fisiología I. Al menos en ratones.

"Hemos sido capaces de evitar que los animales reaccionen a los alérgenos como los ácaros del polvo de la casa con un estrechamiento de los bronquios", Wenzel se complace en informar, casi sin efectos secundarios.

Se requieren pruebas adicionales, que podrían tomar años, antes de su aplicación en las personas.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.