La sonda Dawn encontró hielo en el asteroide Vesta

Asteroide Vesta
NASA / JPL-Caltech / UCAL / MPS / DLR / IDA

El análisis de datos de la sonda Dawn permitió detectar hielo en las entrañas de Vesta, el más grande del cinturón de asteroides (ubicado entre las órbitas de Marte y Júpiter) del Sistema Solar. Para ello, los científicos utilizaron los datos del radar biestático obtenidos en 2011 y 2012. Los resultados obtenidos ayudarán en el futuro a estudiar las formas de transporte y evolución del agua en el espacio. El trabajo se publica en Nature Communications.

La sonda cósmica Dawn fue lanzada en 2007 para estudiar el asteroide Vesta y el planeta enano Ceres. En 2012, la sonda completó el estudio del asteroide y comenzó un vuelo hacia el planetoide, pero el análisis de los datos obtenidos continúa.

En el momento en que el asteroide estaba entre la sonda y la Tierra, Dawn envió una señal de radio, cuyo receptor estaba en la superficie de nuestro planeta. El análisis de la dispersión directa de la señal permitió obtener datos sobre las propiedades estructurales y dieléctricas de la superficie del asteroide. Este método, pero en una versión simplificada, fue utilizado previamente para investigar las superficies de Mercurio, Venus y Marte, así como la Luna y el satélite más grande de Saturno, Titán.

Como resultado, los científicos obtuvieron datos sobre las propiedades de la superficie y elaboraron mapas de las propiedades refractivas y dieléctricas del asteroide. Las variaciones notables halladas de las propiedades no se pudieron explicar solo por la presencia de cráteres en la superficie. Por lo tanto, los científicos compararon los datos obtenidos con el contenido de hidrógeno en la capa subsuperficial y la distribución de compuestos que contienen hidrógeno, obtenidos por otros métodos. La presencia simultánea de mayores concentraciones de hidrógeno y grandes áreas planas en la superficie confirmó la presunción de la presencia de hielo dentro del suelo del asteroide. Precisamente esto, probablemente, condujo a la formación de la estructura superficial encontrada.

En el futuro, los científicos planean usar el mismo método para un análisis detallado de la superficie de Ceres. Según los científicos, confirmar la presencia de hielo en el suelo de asteroides similares ayudará a entender las formas de transporte y evolución en el espacio de materiales ricos en agua. Además, el trabajo puede ser útil para estudiar la transformación del hielo en condiciones climáticas áridas y cambiantes, incluso en la Tierra.

Alexánder Dubov

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.