Las mejores imágenes que Cassini dejó en sus dos décadas de vida [FOTOS]

Cassini, la sonda de Saturno, salió de la Tierra en 1997 y tardó siete años en llegar en órbita alrededor del planeta anillado en 2004. Los últimos 13 años los ha pasado recogiendo datos con una serie de espectrómetros, magnetómetros, radares, y cámaras.

Si bien todos estos tipos de datos son valiosos para los científicos, son las imágenes que Cassini ha estado enviando de vuelta a la Tierra que han dado al mundo un conocimiento mucho más íntimo del planeta, además de impresionar a científicos y profanos. Con las fotos que Cassini ha enviado, hemos estado aprendiendo cosas nuevas y fascinantes acerca de Saturno, sus lunas y sus anillos. Science Alert selecciona algunas de las imágenes mas impactantes de los años de trabajo sin descanso de la nave que hoy ha acabado sus días fundiéndose en la atmósfera del planeta que tanto a ayudado a comprender.

El día en que la Tierra saludó a la cámara

NASA / JPL-Caltech / Instituto de Ciencias Espaciales

El 19 de julio de 2013, Cassini y Saturno se alinearon de tal manera la Tierra salió en la fotografía. El punto brillante somos nosotros, vistos desde una distancia de 1.440 millones de kilómetros de distancia. Esta fue la tercera vez que la Tierra había sido fotografiada desde el sistema solar exterior, y la primera vez que supimos de antemano que la foto estaba siendo tomada, para que pudiéramos poner la mejor cara. Puede ver y descargar la imagen completa aquí.

Saturno en verano

NASA / JPL-Caltech / Instituto de Ciencias Espaciales

Saturno está mucho más lejos del sol que la Tierra, y tarda mucho más en completar una órbita que nosotros. Uno de los años de Saturno equivale a 30 de los años de la Tierra, lo que significa proporcionalmente largas estaciones, también: duran más de 7 años. Saturno llegó a su solsticio de verano en mayo de 2017. El hemisferio norte, representado aquí en la luz del sol, es en el solsticio de verano, el hemisferio sur en invierno.

Anillos y Tetis

NASA / JPL-Caltech / Instituto de Ciencias Espaciales

Tétis es, por tamaño, la quinta de las lunas de Saturno, y está compuesta casi totalmente de hielo, con una pequeña cantidad de roca. Gracias a esta composición, es muy reflectante y brilla intensamente. En esta imagen, no está iluminado por la luz del sol, sino por el propio Saturno, o la luz del sol reflejada por él.

Cassini ha podido proporcionar mucha más información sobre las características superficiales de Tetis, incluyendo colores a escalas muy pequeñas, que indican materiales que no se encuentran en otra parte.

El Gran Hexágono

NASA / JPL-Caltech / Instituto de Ciencias Espaciales

El polo norte de Saturno es diferente a cualquier otro sistema solar, caracterizado por un enorme patrón de nubes permanentes en forma de hexágono. Los lados de este hexágono son 13.800 km (8600 millas) de largo, mayor que el diámetro de la Tierra.

Durante la primera mitad de la misión de Cassini, el hemisferio norte estaba en invierno y el hexágono en sombra. Pero a medida que las estaciones giraban, el hexágono se hizo visible. Entre 2012 y 2017, el hexágono cambió de color, de azul a amarillo dorado. Los investigadores de la NASA creen que esto puede ser causado por reacciones entre la luz del sol y partículas en la atmósfera.

Los chorros de Encelado

NASA / JPL-Caltech / Instituto de Ciencias Espaciales

Cassini hizo el increíble descubrimiento de agua líquida en dos lunas de Saturno, Encelado y Titán. Pero aún más fascinantes eran los chorros de Encelado. Descubiertos en la luna de hielo en 2005, estos chorros son géiseres de vapor de agua y partículas de hielo de un océano líquido bajo la corteza helada del satélite. 

Titán iridiscente

NASA / JPL / Universidad de Arizona / Universidad de Idaho

Titán, una de las lunas de Saturno, suele estar envuelta por su atmósfera nebulosa. Utilizando su instrumento infrarrojo, Cassini pudo tomar imágenes para crear un mosaico que muestra la superficie de la luna con detalle. Aunque brilla como un ópalo, estos no son los verdaderos colores de Titán, que tienden a marrón y naranja. Los colores de esta imagen representan diferentes longitudes de onda en el infrarrojo cercano.

Saturno en todo su esplendor

NASA / JPL / Instituto de Ciencias Espaciales

Debido a que la Tierra está entre Saturno y el Sol, nunca podremos ver el lado nocturno del planeta anillado a través de un telescopio. La única manera que tenemos actualmente es a través de imágenes tomadas por naves espaciales. Cuando Saturno y sus anillos se iluminan por detrás de esta manera, los investigadores pueden ver detalles en los anillos que no pueden ver desde el otro lado. Así, los científicos han sido capaces de detectar diferencias de color que no habían visto antes. Por otra parte, durante este período de la observación en 2006, Cassini encontró dos nuevos anillos que no conocíamos: el anillo de Janus-Epimetheus y el anillo de Pallene.

Una abundancia de lunas

NASA / JPL / Instituto de Ciencias Espaciales

Esta imagen muestra cinco de las 53 lunas confirmadas de Saturno. Desde la izquierda: Janus, orbitando fuera del anillo-A; Pandora diminuta, entre el anillo A y el anillo F; Encelado, luna de hielo brillante; Mimas, parcialmente oscurecido; y en primer plano, la segunda luna más grande de Saturno, Rhea, cortada por el borde de la foto.

Una triple creciente

NASA / JPL / Instituto de Ciencias Espaciales

Esta imagen parece algo de ciencia ficción: tres de las lunas de Saturno en la media luna. Titán, la luna más grande en la imagen, aparece borrosa debido a su atmósfera nebulosa, y la luz la envuelve desde lejos debido a la manera que la neblina refracta la luz. Por el contrario Rhea, la segunda más grande, muestra una superficie helada cicatrizada. E incluso la minúscula Mimas parece rugosa debido a su superficie muy craterizada.

Eclipses en los anillos

NASA / JPL / Instituto de Ciencias Espaciales

Esta sorprendente imagen muestra los anillos de Saturno, que recorren dos de las lunas más interesantes de Saturno: Encelado, en primer plano, y Titán, detrás, iluminado por el sol. Debido a la atmósfera nebulosa de Titán, la luz del sol se refracta a través del satélite, creando un efecto parecido a un eclipse.

La Rosa

NASA / JPL / Instituto de Ciencias Espaciales

En el centro del hexágono que rodea al polo norte de Saturno hay una turbulenta tormenta permanente. Su ojo mide 2.000 kilómetros de diámetro, con velocidades de nubes de hasta 150 metros por segundo. No se sabía mucho sobre esta tormenta hasta el cambio de estaciones durante la misión de Cassini, cuando el polo norte emiraba finalmente al sol. Esta imagen, en falso color, fue una de las primeras tomadas de la región, el 27 de noviembre de 2012. El color rojo indica nubes de altitud más baja, y el verde indica más alto. Aquí puedes ver una foto en blanco y negro de la región.

Hiperión esponjoso

NASA / JPL / Instituto de Ciencias Espaciales

Cassini hizo una aproximación de Hiperión en 2005, y capturó una visión cercana de esta luna irregular, mostrando detalles nítidos en su superficie. La apariencia esponjosa es inexplicable, pero los investigadores creen que tiene una densidad inusualmente baja, lo que la hace muy porosa, con una gravedad superficial débil.

Dafne ondulando

NASA / JPL / Instituto de Ciencias Espaciales

Saturno tiene varias lunas que orbitan en los bordes de sus anillos, moldeándolos a medida que pasan por ellos. Son los llamados satélites pastor. Esta es Dafne, una pequeña luna ligeramente oscilante. Su distancia de Saturno varía en 9 kilómetros, y se mueve hacia arriba y hacia abajo de unos 17 kilómetros.

Aurora de Saturno

NASA / JPL / Universidad de Arizona / Universidad de Leicester

La Tierra no es el único planeta que experimenta auroras. Cassini tomó imágenes infrarrojas del polo sur de Saturno en 2010, que por primera vez permitió un estudio de sus auroras. Los investigadores descubrieron que el fenómeno es similar al de la Tierra: la magnetosfera del planeta canaliza partículas del viento solar a los polos, donde interactúa con el plasma en la atmósfera superior provocando este espectáculo de luz. Pero también encontraron que las lunas de Saturno pueden desempeñar un papel, causando ondas electromagnéticas cuando se mueven a través de la magnetosfera de Saturno.

Salpicaduras de anillos

NASA / JPL / Instituto de Ciencias Espaciales

Los bordes de los anillos de Saturno no son todos planos. Esta imagen muestra el borde del anillo B de Saturno, donde las estructuras altas de hasta 2.5 kilómetros de altura causan sombras. No se sabe qué es lo que causa estas estructuras particulares, pero los científicos de la Cassini creen que los pequeños satélites orbitan más allá del borde del anillo y lo fuerzan hacia arriba en una especie de efecto salpicado.


Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.