De noche, la atmósfera de Venus es más vibrante y sus vientos más irregulares

Venus. /NASA

Aunque es un ambiente extremadamente hostil, hay científicos que dicen que a unos 50 kilómetros de la superficie de Venus se encuentra el lugar más terráqueo (aparte de la Tierra misma) que existe en el Sistema Solar. Aún así, su calor abrasador y su atmósfera corrosiva, no convierten al tóxico Venus en el lugar más atractivo para hacer una visita, pero si alguna vez tienes la oportunidad de visitarlo, asegúrate de regresar antes del anochecer: cuando el sol cae en nuestro vecino, su atmósfera vibrante y sus poderosos vientos son, si cabe, aún más caóticos. Si la noche en Marte es de las tormentas de nieve, en Venus es de los vientos descontrolados. 

Esto es lo que se desprende del nuevo análisis del misterioso lado nocturno de Venus publiado en Nature Astronomy y revelado por científicos de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA). Venus sólo gira sobre sí mismo una vez cada 243 días terrestres (es el movimiento de rotación más lento de cualquier planeta en nuestro Sistema Solar) y hay mucho que no sabemos acerca de lo que sucede con su clima cuando el Sol desaparece durante mucho tiempo. Para averiguarlo, el equipo examinó la oscuridad venusiana utilizando el espectrómetro de imágenes térmicas infrarrojas y visibles (VIRTIS) de la nave espacial Venus Express de la Agencia Espacial Europea (ESA), que orbitó el planeta entre 2006 y 2014.

La atmósfera de Venus está dominada por fuertes vientos que se arremolinan alrededor del planeta hasta 60 veces más rápido de lo que se mueve él mismo. Este fenómeno, llamado super-rotación, es lo que los científicos han observado mediante el seguimiento del movimiento de nubes brillantes flotando por encima de Venus. Las emisiones térmicas habían insinuado previamente el movimiento de las nubes más altas en su atmósfera, pero en cuanto a lo que ocurre debajo del mar de nubes, los científicos no se lo explicaban. Ahora, gracias a Venus Express, aseguran tener una imagen más clara.

Descontrol nocturno

Los modelos existentes de la atmósfera habían predicho que la súper-rotación ocurría en gran medida de la misma manera en ambos lados de Venus y día, pero la nueva perspectiva infrarroja muestra que los vientos venusianos son más irregulares y caóticos cuando están ocultos del Sol.

La investigación del equipo muestra que el lado nocturno produce nubes grandes, onduladas e irregulares en patrones de filamentos que no se observan en el lado soleado, y el equipo piensa que el responsable es un fenómeno llamado ondas estacionarias. "Las ondas estacionarias son probablemente lo que llamaríamos ondas de gravedad, es decir, las olas crecientes generadas en la atmósfera de Venus que parecen no moverse con la rotación del planeta", dice Agustín Sánchez-Lavega, de la Universidad del País Vasco (España), según informa Science Alert.

"Estas ondas se concentran en las zonas escarpadas y montañosas de Venus, lo que sugiere que la topografía del planeta está afectando lo que ocurre arriba en las nubes", añade. No es la primera vez que estas ondas de gravedad se observan en nuestro planeta vecino, pero los nuevos datos sugieren que el fenómeno no está restringido únicamente a las regiones elevadas, como las montañas. Aún así, no hubo evidencia de estos movimientos atmosféricos en los niveles de nubes más bajas, a unos 50 kilómetros por encima de la superficie.

Casi medio siglo después del primer viaje espacial tripulado, la idea de habitar otros planetas ya no nos resulta descabellada. De hecho, el empresario y magnate tecnológico Elon Musk, tiene entre manos el propósito de empezar a colonizar Marte en 2022, es decir, pasado mañana. Su pensamiento viene a ser que, si algo malo le pasara a la Tierra, más nos vale tener un plan B. Nos parezca más o menos excéntrico el proyecto, la idea de formar colonias en el planeta rojo está sobre la mesa, pero ¿qué pasa con nuestro vecino más cercano? Lee aquí por qué ignoramos a Venus, que está a solo 40.000.000 kilómetros de la Tierra y le ponemos ojitos a Marte, que está a 58.000.000.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.