Los esquizofrénicos tienen un riesgo tres veces mayor de muerte

Flickr

Las personas con esquizofrenia tienen tres veces más probabilidades de morir y mueren más jóvenes que la población general, según una investigación publicada en la Canadian Medical Association Journal.

El estudio, que pone en debate la urgencia de políticas públicas sanitarias enfocadas en reducir esta vulnerabilidad, analizó todas las muertes registradas en Ontario entre 1993 y 2012 (más de 1,6 millones) a fin de detectar en ellas casos de esquizofrenia y la tendencia que estos marcaron. Del total, 31.349 muertes correspondieron a personas con esquizofrenia, la mayoría de ellas mujeres, más jóvenes que el resto de pacientes, pobladoras de barrios de bajos ingresos en comparación con la población general. Aunque la esperanza de vida en Canadá aumentó de 73,3 a 76,7 años en el referido lapso, las personas con esquizofrenia murieron 8 años más jóvenes que la población general (la edad de muerte aumentó de un promedio de 64,7 a 67,4 años entre este grupo). La mortalidad por todas las causas disminuyó en un 35% en paralelo en ambos grupos.

Anteriormente, estudios similares habían estimado las muertes de esquizofrénicos en base a casos que habían requerido hospitalización, los cuales tienden a ser más severos o usan una categoría de enfermedad mental severa que incluye enfermedades distintas de la esquizofrenia.

No obstante, el reciente estudio en Ontario ha sido posible gracias a la disponibilidad de una base de datos que permiten un análisis más completo y más preciso sobre la relación entre la esquizofrenia y la mortalidad.

El médico Paul Kurdyak, del Centro de Adicción y Salud Mental y el Instituto de Ciencias Evaluatorias Clínicas, Toronto, Ontario, señala que el estudio no solo revela cómo los esquizofrénicos muere antes sino también un acceso desigual a la salud pública y las intervenciones de atención de la salud al mismo grado que las personas sin esquizofrenia: “La esquizofrenia y las enfermedades médicas comórbidas [que generalmente se asocian con otros desórdenes adicionales] crean un enorme reto para los proveedores y los sistemas de atención de la salud de manera más amplia". Las personas con esquizofrenia no se han beneficiado de las reducciones en las muertes cardiovasculares observadas en la población general. El acceso a la atención médica y al estilo de vida, tales como mayores tasas de tabaquismo, consumo de alcohol, dietas deficientes y falta de ejercicio, pueden explicar el mayor riesgo de mortalidad de las personas con esquizofrenia.

"Aunque ha habido numerosos llamamientos a la acción para ayudar a las personas con enfermedades mentales severas, como la esquizofrenia, a manejar enfermedades crónicas, y aunque las tendencias decrecientes y el estrechamiento de la brecha absoluta que observamos son desarrollos positivos, se requiere más esfuerzo para reducir la considerable disparidad en la mortalidad y la carga de la enfermedad ", concluye el estudio.

El documento además sugiere afinar las estrategias para reducir el hábito de fumar, mejorar la dieta y las intervenciones de ejercicio para contrarrestar el aumento de peso experimentado con los medicamentos para controlar la esquizofrenia y el manejo de enfermedades crónicas a fin de reducir la brecha de esperanza de vida.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.