Cassini vio al menos 60 'gatitos' recorriendo los anillos de Saturno

No solo internet está lleno de gatos. Los adorables felinos han pasado las fronteras de nuestro planeta y se han ido a poblar Saturno, o al menos uno de sus anillos. Y la nave Cassini de la NASA, incinerada en la atmósfera de Saturno el 15 de septiembre, fue testigo: durante su misión divisó, al menos 60 gatitos orbitando en el anillo F de Saturno.

Obviamente no estamos hablando de un colega de la perra Leika en el siglo XXI. Nadie ha enviado una cruel misión de mascotas a probar su supervivencia al gigante gaseoso, los llamados gatitos son un grupo de diminutas aspirantes a lunas en formación que ocupan el anillo F del planeta. Si los científicos los han llamado Fluffy, Garfield, Socks o Whiskers ha sido simplemente por diversión. Estos son los apodos no oficiales para denominaciones oficiales más complicadas como el que recibe uno de estos cuerpos, Alpha Leonis Rev 9, también conocida como Mittens.

Al igual que el resto de los anillos de Saturno, este delgado aro exterior está compuesto de innumerables partículas que varían en tamaño. Cuando una cantidad suficiente de esas partículas chocan unas con otras y se adhieren entre sí, se agrupan en grupos más grandes y alcanzan el tamaño suficiente para recibir nombre de gatito, formaciones que se detectaron gracias a eventos llamados ocultaciones estelares, durante los cuales una estrella pasa detrás de los anillos de Saturno desde el punto de vista de Cassini.

Observar cómo se comporta la luz a medida que pasa a través de las partículas en los anillos translúcidos de Saturno puede revelar aglomeraciones opacas que las cámaras normales de Cassini podrían no detectar, dijo a Space.com Larry Esposito, el investigador principal del espectrógrafo de rayos ultravioleta (UVIS) de Cassini, que observó más de 150 ocultaciones estelares diferentes en los anillos de Saturno durante los 13 años que la nave espacial lo sobrevoló. Esposito es el responsable de encontrar y nombrar a los gatitos.

Recreación artística de las protolunas del anillo F de Saturno. /NASA

El especialista encontró más de estos cuerpos en el anillo F de Saturno usando el instrumento UVIS, aunque en realidad descubrió todo el anillo en 1979 como miembro del equipo de imágenes de la nave espacial Pioneer 11 de la NASA. Debido a que las partículas del anillo están chocando constantemente, rompiéndose y pegándose, Esposito dijo que es posible que algunos de los gatitos que ya han recibido nombre puedan romperse en pequeños gatitos o empezar a pegarse con otros. "Son como los gatos, porque tienen siete vidas", dijo Esposito. La mayoría de los bultos son pasajeros: van y vienen y son pequeños, pero algunos se hacen más grandes", y pueden crecer lo suficiente como para llegar a ser clasificados como lunas", afirmó.

Además de estas rocas de simpática denominación, en dos décadas de servicio, Cassini nos dejó bellísimas y útiles imágenes sobre el planeta que estudió hasta el día en el que se inmolço en su atmósfera. En este artículo recopilamos algunas de las más impactantes. 

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.