Por primera vez, captan a un macaco de Togian comiéndose a su bebé momificado

Para el día 25 la madre ya había consumido todo el animal. /'Primates'

Algunos de los comportamientos de primates como gorias o chimpancés pueden parecer extraordinariamente humanos, y un ejemplo claro son las reacciones ante la muerte: el duelo de sus congéneres cuando pierde la vida un miembro de la tribu resulta conmovedor. Se sabe también que las madres primates cargan con sus bebés muertos durante algún tiempo, aunque no se sabe si el comportamiento es motivado por el dolor o la falta de conciencia de la muerte del bebé. Pero ahora, por primera vez, un macaco de Tonkean se ha observado comiendo a su bebé momificado.

La madre en cuestión se llama Evalyne, y dio a luz en el santuario de animales Parco Faunistico di Piano dell'Abatino, en Italia, pero su bebé murió con solo cuatro días. Durante 48 horas, la progenitora mantuvo cerca el cadáver del pequeño animal mostránsdose devastada, mirando y gritando repetidamente a su propio reflejo en la puerta de plástico del recinto. Pero los investigadores, que han publicado en artículo en la revista Primates, cuentan que, de pronto, lo tomó con cuidado y comenzó a contemplar su cabeza. La madre no se desprendió de él, y durante la primera semana, el cadáver se fue secando hasta alcanzar una momificación completa en el octavo día. 

Durante la segunda semana, Evalyne continuó colocando a su bebé en su vientre, aunque la piel y la carne habían desaparecido del cráneo. Mantuvo el cuerpo con ella y lo transportó siempre en una mano o en su boca, e incluso luego corría para recuperarlo si caía. Según afirman los expertos, los otros miembros del grupo no prestaron especial atención a Evalyne, y ninguno intentó tocar el cadáver. El día 19 Evalyne comenzó a comerse partes del cadáver, que para el día 22 ya se había desintegrado por completo; para el día 25 la madre ya había consumido todo el animal.

De Marco et al./Primates

Otras especies de primates han sido observadas comiendo sus propios bebés fallecidos. Babuinos, orangutanes, bonobos salvajes, macacos japoneses y macacos rhesus lo han hecho, aunque la razón por la que lo hacen todavía es desconocida. Sin embargo, los científicos no se explican el de esta madre, especialmente teniendo en cuenta que el macaco Tonkean, nativo de la isla de Sulawesi en Indonesia, come predominantemente fruta. "No hay indicios de que el canibalismo filial se debiera al estrés nutricional o social, y tal comportamiento podría considerarse como una característica normal, aunque rara, del repertorio conductual de los macacos", escribieron los investigadores, que apuntan que, quizá, durante su etapa de canibalismo, la madre haya perdido toda noción o representación clara de lo que eran esos restos que tenía entre sus manos. 

Primatólogos norteamericanos y alemanes también registraron un caso de canibalismo entre primates a principios de este año. Captaron una rara ocasión en que un grupo de chimpancés occidentales o del oeste africano (Pan troglodytes verus) mató y se comió parcialmente a un macho adulto, quien pocos años antes era el líder de la comunidad y luego perdió su estatus. 

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.