“Manténgase alejado o será arrasado”: huracán María obliga a evacuar a decenas de miles de puertorriqueños

Miles de ciudadanos de Puerto Rico se han visto forzados a evacuar la zona aledaña al Río Guajataca al noroeste de la isla, donde la las precipitaciones incrementadas por el Huracán Irma han desarrollado una gran fisura en la represa del mismo nombre. 

El huracán María es un ciclón tropical extremadamente poderoso que ha devastado a las Islas de Sotavento, Puerto Rico y la República Dominicana. Es la decimotercera tormenta, séptimo huracán y cuarto huracán principal de la temporada de huracanes del Atlántico 2017. María formó el 16 de septiembre de una ola tropical que fue supervisada por el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos a partir del 14 de septiembre. Es el tercer gran huracán consecutivo en el Caribe durante la temporada, después de Irma y José.

“Manténgase alejado o será arrastado”, fue la alerta del Servicio Nacional del Clima (NWS) estadounidense hoy lunes para los pobladores de aquella zona. La represa Guajataca, de 90 años de antiguedad, es una presa de tierra de 4 km2 de área y 4 kilómetros de largo, que almacena casi 40 billones de litros de agua. El estanque está lleno y a punto de reventar, luego de que María vertiera 40 cm de lluvia en alrededores. Si este depósito cede, causaría inundaciones repentinas, lo que acabaría con la vida de quienquiera que esté cerca. 

Desde el viernes, cuando al fisura apareció, las autoridades locales alarmaron del peligro y condujeron medidas de evacuación. El domingo, el gobernador Ricardo Roselló, dijo a los medios no saber hasta cuándo resistirá la presa. La integridad de la estructura está dañada de forma considerable. Hasta 70.000 personas han sido evacuadas del área.

Las fotografías del incidente muestran que hay un daño estructural en la base del vertedero de la presa, indicaron a NewScientist expertos de la British Dam Society. Existen posibilidades, dependiendo de la duración de los referidos desbordes, de que la erosión progrese a un punto en el que la presa se quiebre. 

Hay varias formas de detener un estallido de la presa. Una de ellas es reducir el nivel del reservorio drenando agua desde otras salidas disponibles. Esto aliviaría la presión del agua y ralentizaría el flujo de agua hacia el derrame. Otra perspectiva es desplegar bombas de alto volumen para desviar el flujo de la zona de erosión. Adicionalmente, trabajadores podrían añadir materiales útiles en la fisura para prevenir mayor erosión. 

La crisis, además, mermó el suministro electrónico puertorriqueño, en tanto que el lago Guajataca provee de energía hidroeléctrica y agua potable. Las comunicaciones también se vieron afectadas por María. Unas 1.360 de las 1.600 torres de antenas móviles se desplomaron, y un 85% de teléfonos y cables de internet han sido arrasados. Al menos 16 personas murieron y 15.000 personas están en refugios. 

En este artículo, N+1 te explica por qué es tan mortífero el Huracán María, pese a ser más pequeño que Irma.

 

Daniel Meza
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.