Bomba de grafito, el arma que Corea del Sur usaría contra Corea del Norte sin acabar con vidas

La BLU-114, un dispositivo similar anteriormente empleado en conflictos (Wikimedia Commons).

Corea del Sur asegura haber desarrollado una tecnología capaz de, mediante bombas no letales, paralizar los sistemas de energía de Corea del Norte.

La llamada bomba de apagón o bomba de grafito o bomba suave no es una novedad: fue empleada por primera vez en la Guerra del Golfo (1990-1991) y tiene como componente principal, precisamente, al grafito.  La diferencia radica en que esta bomba no mata y no destruye, pero genera un daño crucial: paralizar los sistemas eléctricos del enemigo.

El dispositivo surte efecto al explosionar y soltar en el aire una nube de diminutos filamentos de carbono extremadamente finos tratados químicamente. Al contacto con componentes eléctricos, el grafito (una forma natural del carbono de suma suavidad y altamente resistente al calor) causa un cortocircuito e interrumpe el suministro eléctrico. Con solo unas centésimas de pulgada de espesor, los filamentos se pueden colar por las hendiduras de los generadores si sobre estos se cierne una densa nube. Esto, solo en el caso de redes eléctricas que no están aisladas.

La agencia de noticias estatal de Corea del Sur, Yonhap, dijo que el arma fue desarrollada por su Agencia para el Desarrollo de la Defensa (ADD), como parte de un programa llamado "Kill Chain".

"Todas las tecnologías para el desarrollo de una bomba de grafito dirigida por el ADD han sido aseguradas", dijo un funcionario militar sin nombre a la agencia. "Estamos en la etapa donde podemos construir las bombas en cualquier momento".

La información fue difundida pocas horas antes de que el líder norcoreano Kim Jong-un dijera que las armas nucleares eran un "poderoso elemento de disuasión" que garantizaba la soberanía de su estado.

Años después de su uso en el Golfo Pérsico, la también conocida como bomba negra fue responsable de la desactivación del 70% de la red de energía eléctrica en Serbia, durante la acción militar de la OTAN contra Kosovo.

La idea de la tecnología surgió tras un ejercicio militar en que aviones estadounidenses soltaron los filamentos sobre el condado de Orange, al sur de California, cuando ensayaban desatar una nube de metal para confundir el radar enemigo.

El anuncio surcoreano llega a pocas semanas de que su vecino norteño anunciara que había realizado una primera y exitosa prueba con una bomba de hidrógeno.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.