El CO2 que hoy calienta la Tierra casi la convierte en una bola de nieve hace millones de años

La luna de Saturno Encelado, cubierta de nieve y hielo, se asemeja a una bola de nieve en esta imagen de la misión Cassini. /NASA

La glaciación global estuvo a punto de ocurrir hace 300 millones de años. Durante las épocas Carbonífero y Pérmico, las extensiones de bosque desaparecieron, llevándose consigo el CO2 que habían usado para crecer, lo que con el tiempo se convirtió en la mayor parte del carbón que se utiliza hoy como combustble. Irónicamente, si el uso de este recurso natural hoy es una de las causas que nos lleva a un inexorable aumento de las temperaturas, su formación casi convierte a la Tierra en una gigantesca bola de nieve.

Un equipo de científicos del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático (Alemania) ha demostrado esto en un artículo publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS). Para llegar a esta conclusión usaron un gran conjunto de simulaciones por ordenador que examinaron la sensibilidad del clima de este período: mientras que algunos de los cambios en la temperatura pueden atribuirse a otros factores como la inclinación del eje de nuestro planeta, el estudio revela la influencia sustancial de concentraciones de CO2.

Los datos obtenidos de analizar los suelos antiguos y las hojas fósiles muestran que, en algún momento, los niveles de CO2 cayeron a menos de 100 partes por millón (ppm) de todos los gases en la atmósfera. Según el modelo informático, la glaciación global ocurre por debajo de 40 ppm. Hoy en día, se han alcanzado más de 400 ppm, y el CO2 actúa como un gas de efecto invernadero: esto significa que el Sol calienta la superficie de la Tierra, y estos gases crean algo así como un techo que impide que una parte de este calor escape, calentando así el planeta.

En un comunicado de la , el autor principal, Georg Feuln, advierte de que debemos mantener los niveles de CO2 en la atmósfera "por debajo de 450 ppm para mantener nuestro clima estable. El pasado de la Tierra nos enseña que los periodos de rápido calentamiento a menudo se asocian con eventos de extinción masiva, lo cual demuestra que un clima estable es algo que se debe apreciar y proteger".

Este incremento de las emisiones de dióxido de carbono que viene ocurriendo desde el siglo XIX en nuestro planeta podrá provocar, según un nuevo análisis matemático, la sexta extinción masiva a partir de finales de este siglo, debido a una saturación de CO2 en los océanos. Según publicaban hace unos días científicos del Instituto Tecnológico de Massachusets (MIT, EE.UU.), se desatará un exterminio generalizado de especies de seres vivos en todo el mundo debido a la actividad humana. Que suceda dependerá de que unos 310.000 millones de toneladas de este gas se introduzca en los océanos, un umbral que, según los pronósticos del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático, se alcanzará en 2100. Por ese entonces, dicen, la Tierra entrará en lo que llaman “territorio desconocido”, momento a partir del cual, la catástrofe ecológica global tardará 10.000 años en producirse.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.