La relación marital influye en la salud cardíaca de varones

Pixabay

Una investigación publicada en la Journal of Epidemiology & Community Disease de la British Medical Journal encuentra una asociación entre el estado civil y la salud, aunque no logra determinar si la relación está influenciada por la salud misma de las personas que contraen matrimonio o por los efectos protectores del matrimonio mismo.

Los investigadores rastrearon los cambios en los factores de riesgo cardiovascular de 620 padres casados ​​que participaron en el estudio longitudinal Avon de padres e hijos (ALSPAC), que comenzó en 1991.

Los padres completaron un cuestionario de 12 ítems para evaluar la calidad de su relación matrimonial cuando su hijo tenía casi 3 años y nuevamente cuando su hijo tenía 9 años.

La calidad de la relación se definió como consistentemente buena; consistentemente mala; mejorando; o en deterioro.

Además, se evaluó la presión arterial de los papás, la frecuencia cardíaca en reposo, el peso (IMC), el perfil de grasa en sangre y los niveles de glucosa en ayunas entre 2011 y 2013 cuando el hijo tenía casi 19 años, basándose en que tomaría algún tiempo para que cambios cardiovasculares factores de riesgo se produzcan después de cualquier cambio correspondiente en la calidad de la relación.

Los resultados mostraron pocos cambios en los factores de riesgo cardiovascular para los hombres cuyas relaciones con sus cónyuges eran consistentemente buenas o malas.

Sin embargo, un patrón más claro surgió para aquellos cuyas relaciones habían mejorado o deteriorado durante el período de estudio, aunque los efectos en términos absolutos fueron pequeños.

Después de tener en cuenta factores potencialmente influyentes, como la edad, el nivel educativo, la corta estatura y el ingreso familiar, el mejoramiento de las relaciones se asoció con niveles más bajos (0,25 mmol / l) de lipoproteína de baja densidad alrededor de 1 unidad de IMC menor) cuando se compara con las relaciones consistentemente buenas.

Y se asociaron más débilmente con el mejoramiento del colesterol total (0,24 mmol / l más bajo) y mejoraron la presión arterial diastólica (2,24 mm Hg más baja)

Las relaciones de deterioro, por otro lado, se asociaron con un empeoramiento de la presión arterial diastólica (2,74 mm Hg más alto).

A modo de explicación de la falta de cambio en los factores de riesgo entre los hombres cuyas relaciones eran consistentemente buenas o malas, los investigadores sugieren que esto podría deberse hasta cierto grado a una "habituación" en el tiempo o diferencias en la percepción individual de la calidad de la relación.

Este es un estudio observacional, por lo que no se pueden sacar conclusiones firmes sobre la causa y el efecto, añadido al cual un gran número de participantes abandonó el estudio y los resultados sólo se aplican a los hombres, advierten los investigadores.

Sin embargo, el trabajo concluye que asumiendo una asociación causal, el asesoramiento matrimonial para las parejas con relaciones deterioradas puede tener beneficios adicionales en términos de salud física por encima del bienestar psicológico, aunque en algunos casos el final de la relación puede ser el mejor resultado.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.