Esto es el futuro: sistema te lleva la comida a la boca a través de la levitación [VIDEO]

Llegará el momento en que los utensilios como tenedores o cucharas pasarán a ser historia…¿o ya llegó? Al menos eso parece sugerir el reciente invento de TastyFloats, un sistema desarrollado por científicos de la Universidad de Sussex (Reino Unido), un sistema de “envío” de comida a la boca que aprovecha el ultrasonido para hacer levitar y despachar suculentos bocados directamente a tu lengua. El avance fue reseñado en IEEE Espectrum.

TastyFloats hace uso de un truco ya explotado anteriormente: la manipulación de objetos por ultrasonido. Basta con dos matrices escalonadas de transductores ultrasónicos de bajo coste posicionadas en lados opuestos formando una onda estática entre ellas, y cantidades pequeñas de líquidos y sólidos para empezar a “transportar” la comida por el aire. Mediante calibraciones, es posible mover los objetos en tres dimensiones, jalando o empujando a los contenidos junto a ellas, permitiendo que los materiales sean transportados en espacios tridimensionales siempre y cuando estos permanezcan entre las matrices.

Hacer esto con comida no es tan sencillo, por tratarse de un rango de elementos variables. El ultrasonido imparte calor a cualquier cosa que esté levitando, causando que los alcoholes se evaporen. Las comidas de alta densidad (como los quesos) requieren de mayor poder que las comidas de menor densidad. Y el sistema en promedio tiene que estar debidamente calibrado para adaptarse a distintos tipos de comidas de variados pesos para controlarlos apropiadamente en sus trayectorias, de modo que “aterricen” directamente sobre tu lengua.

La comida en tu boca

Pero no todo queda ahí. El objetivo de este ejercicio es permitir a los investigadores entender cuánto y cómo la percepción de la comida cambia si esta es reducida a un bocado aislado que puede ser puesto en tu boca sin la intervención de ningún otro artículo externo con una exactitud sin precedentes.

Los investigadores experimentaron con tres de cinco sabores básico: dulce (sabor positivo); amargo (sabor negativo); y umami (un sabor que podría mejorar otros sabores). Los investigadores reunieron a un grupo de voluntarios a probar Tasty Floats con los tres sabores, despachándolos en tres volúmenes distintos (5, 10 y 20 microlitros), y usando dos métodos de envío: vía un gotero, como método de control no-levitante y con el método por levitación. Se requirió a los participantes reconocer cada gota, y luego calificarla de acuerdo a intensidad, agrado y satisfacción.

La diferencia más significativa entre sabores levitantes y no levitantes fue en intensidad. Lo dulce sabe más intenso y reconocible, mientras que lo amargo resulta más difícil de distinguir. Los investigadores concluyen a partir de esto que Tasty Floats podría ser más apropiado para postres, aunque también pensaron que comidas algo amargas pero saludables como el brócoli podrían aprovechar las propiedades de Tasty Floats.

Sin límites

Otros usos, que pueden sonar algo descabellados, fueron descritos en el paper: hasta se sugiere que TastyFloats pueda usarse en el cine (o en lo que se conoce como Edible Cinema), instalándose en el espaldar del asiento delantero para que este pueda brindar comida de forma sincronizada al espectador y potenciar su inmersión en la película. En los videojuegos, la opción sugerida es emplear los sistemas de levitación como un estímulo de recompensa o castigo.

El trabajo va más allá y ofrece la opción de adecuar comidas de mayor complejidad en múltiples bocados: si alguien desea una hamburguesa, por ejemplo, la carne, el pan, la lechuga y otros ingredientes pueden ser suministrados de acuerdo a la disposición que ordene el chef de turno de modo que parezca que el usuario esté comiendo una hamburguesa. Esto abriría la posibilidad de hacer recetas combinando sabores directamente en la boca del consumidor, creando nuevas experiencias.

Podemos estar hablando de un salto cualitativo al futuro en el que prescindir de los tradicionales cubiertos que nos han acompañado por siglos, aunque no te garantizamos que en las primeras pruebas este método te vaya a encantar.

 

Daniel Meza
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.