Descubren los anillos en un mundo más allá de Plutón

El trabajo “El tamaño, la forma, la densidad y el anillo del planeta enano Haumea a partir de una ocultación estelar” publicado en la revista Nature, da cuenta de un anillo hallado alrededor uno de los cuatro planetas enanos trans-neptunianos, a más de 2 mil millones de kilómetros de Plutón. El anillo es el más distante jamás visto en nuestro sistema solar.

Un equipo multinacional de astrónomos observó cómo Haumea pasaba frente a una tenue estrella roja en la constelación de Boötes el 21 de enero de este año, empleando 12 telescopios en seis países europeos. Ello reveló el tamaño y forma de Haumea pero además dejó ver un anillo alrededor del ecuador del cuerpo que bloqueó algo de la luz estelar. El anillo tiene 70 kilómetros de ancho y su circunferencia unos 2290 kilómetros de radio, desde el centro de Haumea.

Si bien los anillos más conocidos en el vecindario planetario son los de Saturno, por su densidad y dimensiones, Chariklo, por ejemplo, una pequeña roca irregular de aproximadamente 250 kilómetros de ancho ubicada entre las órbitas de Saturno y de Urano, también los tiene. Con Quirón, uno de sus vecinos, ocurre lo mismo.

Las peculiaridades de Haumea pueden proporcionar pistas sobre cómo llegó a tener su anillo y cómo adquirió su forma ovoide. Su rotación se completa cada 3 horas y 55 minutos, mientras que el planeta enano Plutón, que es casi perfectamente redondo, gira cada 6,4 días terrestres. Cada 24 horas, un residente en el ecuador de Haumea vería seis amaneceres y seis atardeceres, por lo que, se presume, esta velocidad de rotación determina la deformación del cuerpo y la formación de material remanente a manera de anillos.

William McKinnon, de la Universidad de Washington, es citado por New Scientist al comentar el estudio, y sugiere que todo lo observado guarda relación con el poderoso impacto de un objeto sobre Haumea. Lo sustenta en que otros cuerpos viajan casi en la misma trayectoria alrededor del Sol y comparten su composición, por lo que odos ellos podrían haber nacido durante la misma explosión inicial.

El trabajo también halló que Haumea es ligeramente más grande de lo que se pensaba: en su más ancho, es casi dos tercios del diámetro de Plutón, aunque solo tiene unos 1025 kilómetros de diámetro en su punto más estrecho, menos de la mitad del diámetro de Plutón.

Ambos planetas son eminentemente rocosos, rodeados de hielo de agua. Y ambos son brillantes, reflejando alrededor de la mitad de la luz que los golpea.

Stern dice que todas estas interesantes propiedades podrían hacer de Haumea un buen candidato para una visita exploratoria de una nave espacial como la sonda New Horizons de la NASA, que pasó por encima de Plutón en 2015.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.