La testosterona juega papel crítico en los mercados bursátiles

El Toro de Wall Street, efigie en la Bolsa de Valores de Nueva York (Flickr).

De acuerdo con un nuevo estudio publicado en la revista INFORMS Science, la biología de quienes operan en el mercado bursátil estadounidense podría determinar las fluctuaciones de este.

A la luz de que la mayoría de corredores de bolsa son jóvenes y varones, son los altos niveles de testosterona los que pueden afectar los valores de las acciones futuras y cambien su desempeño, dando lugar a burbujas de precios peligrosas y posteriores caídas.

Amos Nadler, de la Ivey Business School de Western University, Peiran Jiao, de la Universidad de Oxford, Paul Zak y Veronika Alexander, del Centro de Investigación de la Universidad de Oxford, realizaron el estudio

"El toro de Wall Street: Análisis Experimental de la Testosterona y el Comercio de Activos", estudio firmado por científicos de diversas instituciones estadounidenses, incluyó a 140 hombres jóvenes, cada uno de los cuales recibió un gel tópico que contenía testosterona o un placebo, antes de participar en un mercado de acciones simulado, en el que pudieron publicar precios de pujas y solicitudes, así como comprar y vender productos financieros activos para ganar dinero real.

Los que recibieron testosterona formaron burbujas de precios más grandes, fijaron precios erróneos duraron más tiempo, la dinámica de su mercado cambió para reflejar el aumento de transacciones y el volumen de ventas y su percepción del valor de una acción. Mientras que los comerciantes que recibieron el placebo mantuvieron la estrategia de "comprar bajo para vender alto", los que habían recibido testosterona se adhirieron a "comprar alto para vender más alto."

"Esta investigación sugiere la necesidad de considerar las influencias hormonales en la toma de decisiones en entornos profesionales, porque los factores biológicos pueden exacerbar el riesgo de capital", dijo uno de los autores Amos Nadler, de la Ivey Bussiness School de la Western University. "Tal vez la recomendación más simple es implementar períodos de ‘enfriamiento’ para interrumpir los ciclos de retroalimentación excepcionalmente positivos y devolver el enfoque a las valoraciones fundamentales de los activos para reducir la posibilidad de decisiones sesgadas".

"Basándonos en nuestros hallazgos, los corredores, los avisos de inversión y los fondos de cobertura deben limitar el riesgo asumido por los comerciantes varones jóvenes", continuó Nadler. "Este es el primer estudio que ha demostrado que la testosterona cambia la forma en que el cerebro calcula el valor y los beneficios en el mercado de valores y por lo tanto - la influencia neurológica de la testosterona hará que los comerciantes tomen decisiones subóptimas a menos que los sistemas impidan que ocurran".

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.