Describen un extraño animal en forma de tulipán de hace 500 millones de años

'Siphusauctum lloydgunther'. /Universidad de Kansas

El fósil de un enigmático antiguo animal marino en forma de tulipán, que vivió hace 500 millones de años, fue desenterrado hace años en el cañón Antimony, en el norte de Utah, Estados Unidos. Hasta ahora, los restos fosilizados de este individuo no habían sido catalogados por la ciencia, ya que pertenecía a una especie aún desconocida. Investigadores del Instituto de Biodiversidad de la Universidad de Kansas (EE.UU.), que habían obtenido la roca a través de una donación del cazador de fósiles Lloyd Gunther, han descrito la criatura en un artículo del Journal of Paleontology.

La nueva especie ha sido nombrada en honor a su donante Siphusauctum lloydgunther y resulta ser un especimen bastante primitivo y extraño: el ejemplar más temprano de un filtrador de alimento que se ha encontrado en América del Norte. El animal filtraba el agua para obtener alimentos como microplancton y, para ello, vivía anclado a un sedimento blando. La parte superior del tulipán era el propio organismo y tenía un tallo pegado al suelo y una parte superior, llamada cáliz, que albergaba desde el tracto digestivo al mecanismo de alimentación.

"Esto nos da una mejor idea de cómo era el mundo en el Cámbrico, es increíble ver qué grupos de animales habían aparecido hace más de 500 millones de años, como los artrópodos, los gusanos, los primeros animales vertebrados; casi todos los animales que nosotros tenemos alrededor hoy tienen un pariente vivió durante esa época", cuenta en un comunicado el autor principal Julien Kimmig. 

Este es solo el segundo animal categorizado dentro de su género, y el primer Siphusauctum que se descubre fuera del Burgess Shale, un depósito rico en fósiles en las Montañas Rocosas canadienses. Según los investigadores, no hay ninguna especie viva hoy que se pueda emparentar a Siphusauctum lloydguntheri, pero señalan que hay algunos ejemplos contemporáneos que comparten similitudes.

Otro fósil que estuvo mucho tiempo sin ser catalogado se descubrió en la década de los 90 en la costa de Somerset (Reino Unido). Eran los restos de un antiguo animal del género Ichthyosaurus. Pero aunque no era un especímen cualquiera, no fue hasta el año pasado, en 2016, cuando el paleontólogo Sven Sachs del Museo de Historia Natural de Bielefeld (Alemania) se dio cuenta de la singularidad del individuo: el recién identificado como Ichthyosaurus somersetensis es el dragón de mar más grande de su tipo.  A pesar de que no está completamente preservado, basándose en el cráneo y la longitud precaudal, los investigadores estiman que haya medido entre 3 y 3,5 metros de largo.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.