Una llamarada solar amenaza al planeta en el próximo siglo

Pixabay

Una intensa llamarada solar prevista para los próximos 100 años podría freír las telecomunicaciones y redes eléctricas en todo el planeta y dejar a la raza humana al borde del colapso.

Un estudio de la Universidad de Harvard publicado recientemente en The Astrophysical Journey revela que tal evento es posible durante el próximo siglo, tras realizar un análisis de datos de estrellas similares al Sol y establecer probabilidades y frecuencias de eventuales superllamaradas solares y cómo podrían afectarnos.

El trabajo concluyó que estos fenómenos de gran magnitud es probable que se produzcan en una estrella como nuestro Sol cada 20 millones de años, descargando sobre el planeta radiación ultravioleta y partículas cargadas de alta energía podría destruir nuestra capa de ozono, causar mutaciones en el ADN y perturbar los ecosistemas.

“Proponemos que las llamaradas solares más potentes pueden servir como factores plausibles de eventos de extinción, y que su periodicidad corresponde a ciertos patrones en el registro de diversidad de fósiles terrestres. […] Llegamos a la conclusión de que el riesgo que suponen no ha sido suficientemente apreciado y que la humanidad podría ser testigo de un evento similar en los próximos 103 años, lo que ocasionará pérdidas económicas y tecnológicas devastadoras. A la luz de las muchas incertidumbres y supuestos asociados con nuestro análisis, recomendamos que estos resultados se vean con la debida precaución”, señala el documento.

Los autores añaden que llamaradas menos intensas pueden causar problemas similares. New Scientist recuerda que en 1859, una poderosa tormenta solar —el primer evento registrado de este tipo— causó que los sistemas de telégrafo en todo el mundo occidental colapsaran, con algunos informes de operadores recibiendo descargas de las enormes cantidades de corriente eléctrica forzada a través de los cables.

Avi Loeb, uno de los autores del trabajo, señala que una explosión similar en la actualidad podría generar pérdidas por US$10.000 millones, a la luz de los sistemas de telecomunicaciones que actualmente empleamos en todo el mundo y que se verían inhabilitados.

Trabajos anteriores han demostrado un evento similar probablemente ocurra en el próximo siglo, con una probabilidad del 12% de que ocurra en la próxima década.

El mes pasado, el Centro de Predicción de Meteorología Espacial (SWPC, por sus siglas en inglés) detectó las erupciones de este tipo más potentes registradas en los últimos 10 años, las mismas que perturbaron las comunicaciones de radio de alta frecuencia durante una hora en el lado de la Tierra situado frente al Sol y también las comunicaciones de baja frecuencia utilizadas en la navegación.

Loeb ha propuesto anteriormente un anillo de cable conductor entre la Tierra y el Sol para protegernos de llamaradas tanto grandes como pequeñas, pero el escudo costaría más de US$ 100 mil millones.

Por otro lado, señala que las explosiones más débiles pueden desempeñar un papel positivo al permitir el origen de la vida a través de la formación de compuestos orgánicos clave. No obstante, en otras circunstancias como en Marte y exoplanetas en la zona habitable de enanos M y K, las llamaradas más bien complicarían la aparición y subsistencia de vida.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.