Los microbios dejan sus 'huellas dactilares' en rocas marcianas

Regolito marciano sintético. /Universidad de Viena

Un equipo de investigadores de la Universidad de Viena (Austria), ha creado una granja marciana miniaturizada que simula la vida microbiana antigua y probablemente extinta de este planeta, basada en gases y un regolito (capa de materiales no consolidados, como fragmentos de roca o granos minerales) marciano sintéticamente producido. Lo que los científicos austríacos buscan con este experimento es encontrar biofirmas únicas, registro de la actividad microbiana en minerales extraterrestres sintéticos.

En la granja, el equipo puede observar las interacciones entre el microbio Metallosphaera sedula y rocas como las de Marte. Estos microbios son capaces de oxidar e integrar metales en su metabolismo y habitar en ambientes extremos y alimentándose de diferentes minerales que contienen nutrientes en forma de metales. El Metallosphaera sedula es un quimiolitótrofo, que significa ser capaz de metabolizar sustancias inorgánicas como el hierro, el azufre y el uranio también. La investigación original se publicó recinetemente en la revista Frontiers in Microbiology.

Se han usado mezclas minerales que imitan la composición de regolito marciano de diferentes lugares y períodos históricos de Marte: la JSC 1A está compuesta principalmente de palagonita, una roca que fue creada por la lava; la P-MRS es rica en filosilicatos hidratados; la S-MRS contiene sulfato emergido de tiempos ácidos en Marte y la altamente porosa MRS07 / 52 consiste en silicato y compuestos de hierro y simula sedimentos de la superficie marciana.

Microsferoides. /Universidad de Viena

Debido a su actividad metabólica oxidante de metales, cuando se les da acceso a estos simuladores de regolitos marcianos, el M. sedula los coloniza activamente, libera iones metálicos solubles y altera su superficie mineral dejando detrás firmas específicas de vida. Lo que los investigadores asemejan a una "huella dactilar". La actividad metabólica observada del microbio, junto a la liberación de metales solubles libres, podría allanar el camino a la biominería extraterrestre, una técnica que extrae metales de los minerales, propiciando así la explotación asistida biológicamente de materias primas de asteroides, meteoritos y otros cuerpos celestes.

Utilizando herramientas de microscopía electrónica combinadas con técnicas de espectroscopía analítica, los investigadores pudieron examinar la superficie de simulantes de regolitos marcianos bioprocesados en detalle. "Los resultados obtenidos proporcionan indicaciones específicas para la detección de bioseñales en material extraterrestre, un paso más para demostrar el potencial de vida extraterrestre", cuenta en un comunicado de la universidad la autora principal del trabajo, Tetyana Milojevic.

El pasado septiembre, supimos que el rover Curiosity encontró boro in situ en el suelo marciano por primera vez. Antes se determinaba su presencia solo por métodos indirectos. Esto puede servir como evidencia de que alguna vez hubo vida orgánica en Marte, según un artículo publicado en Geophysical Research Letters

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.