Así es cómo el ayuno intermitente ayuda a quemar la grasa corporal

Wikimedia Commons

Entre seis hasta dieciséis semanas de ayunos intermitentes, sin necesidad de controlar la ingesta de calorías, combate la obesidad y otros trastornos metabólicos, según un estudio de Kyoung-Han Kim y Yun Hye Kim publicado en la revista Cell Research por Springer Nature. Pruebas en ratones demostraron que este hábito activó el metabolismo a fin de quemar grasa al generar calor corporal.

La alimentación poco saludable y estilos de vida sedentarios juegan un papel importante en el desarrollo de enfermedades metabólicas relacionadas con el estilo de vida, como la diabetes, las enfermedades cardíacas y la obesidad, señala el trabajo.

Por ello la necesidad de comprender mejor las reacciones a cambios de rutinas como el ayuno. Grupos de ratones fueron expuestos a dieciséis semanas de ayuno intermitente: eran alimentados durante dos días, seguido de un día sin comer. Su ingesta de calorías regular no fue modificada. Cuatro meses después, los ratones del grupo en ayunas pesaron menos que los del grupo de control que continuaron comiendo el mismo volumen de alimento.

Además, el ayuno ayudó a reducir la acumulación de grasa blanca —la que se almacena en nuestro abdomen— mediante el aumento de grasa de color marrón (que participa en la quema de energía y la producción de calor corporal) de ratones con dieta alta en grasas. Sus sistemas de glucosa e insulina también se mantuvieron más estables. En un experimento adicional, ya se observaron beneficios similares después de solo seis semanas de ayuno intermitente.

Mediante un análisis de la biología subyacente implicada, los investigadores descubrieron que ese ayuno intermitente atenúa una reacción inmune en las células grasas, en la reacción inmunológica del cuerpo a la inflamación. Los macrófagos antiinflamatorios, células que estimulan a las células grasas para quemar las grasas almacenadas o los lípidos al generar calor, fueron activados durante los períodos de ayuno intermitente por un aumento en el factor de crecimiento vascular (VEGF) que ayuda a formar vasos sanguíneos y activa el macrófago antiinflamatorio.

"Sorprendentemente, estos cambios estimulados en ayunas en el crecimiento de las células vasculares y las alteraciones inmunes subsiguientes ocurren incluso después de un ciclo único de ayuno de 24 horas, y se invierten completamente cuando los ratones comienzan a comer de nuevo", agrega Yun Hye Kim, uno de los autores.

La conversión de grasa blanca a marrón es uno de los principales temas de estudio en la lcuha contra la pandemia de la obesidad. Científicos del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) han identificado una proteína que podría mejorar significativamente las terapias para reducir el peso corporal: la MKK6, según las doctoras Guadalupe Sabio y Nuria Matescan, controla la conversión de la grasa acumulada blanca en marrón.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.