Páncreas artificial ayudó a los diabéticos a evitar la hipoglucemia

Bomba de insulina. /Wikimedia Commons

Investigadores de la Universidad de Harvard (EE.UU.) realizaron con éxito ensayos clínicos de un páncreas artificial: una bomba de insulina con un sensor de glucosa implantado debajo de la piel. El nuevo software ha permitido adaptar el protocolo de administración de insulina y reducir los períodos de hipoglucemia en pacientes con diabetes tipo 1. Las pruebas demostraron que el dispositivo tiene un efecto terapéutico: después de 12 semanas, el nivel de hemoglobina glicosilada disminuyó. Los resultados de las pruebas fueron publicados en la revista Diabetes Care, y el sitio web de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de Harvard informa brevemente sobre ellos.

Los investigadores probaron un nuevo software que ajusta cada semana, automáticamente, el protocolo de administración de insulina  en función de los parámetros fisiológicos de la persona que usa dicho dispositivo. Gracias a ello, el paciente puede llevar una vida normal, mientras que el órgano regula independientemente la cantidad necesaria de insulina sin la intervención de un médico.

Uno de los problemas de la administración artificial de insulina es la fuerte disminución de la concentración de glucosa en la sangre (hipoglucemia) después de la administración de la dosis. El nuevo protocolo permitió prácticamente eliminar el problema de la hipoglucemia. El período en que el nivel de glucosa cayó por debajo del nivel crítico no excedió el 1% o 2% del período total del monitoreo.

Daria Spasskaya

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.