Esta noche, mira al cielo y divisa a Urano, tan solo con tus ojos

Con una masa equivalente a cuatro de las de la Tierra, el séptimo planeta de nuestro Sistema Solar tendrá su máxima aproximación al nuestro, desde hoy hasta el domingo 22 de octubre.

Urano lucirá grande y brillante, y se colocará a tan solo 2,7 miles de millones de kilómetros de nosotros. Así las cosas, el gigante helado podrá ser visto con sus tonos verdeazulados sin la ayuda de mayor instrumento que la vista desnuda.

Claro está, la vista con telescopios domésticos revelará al máximo su imagen, aunque bastarán los ojos para divisarlo hasta el domingo.

Ello, en parte, no solo se debe a la cercanía que alcanzará el planeta, por la coincidencia temporal en que su órbita lo acerca a la de la Tierra, sino también a una pasajera ausencia de la Luna por estos días, que revelará otras formaciones celestiales por estos días.

Asimismo, a que está en oposición al Sol, lo que significa que la Tierra es un punto en medio de la estrella y el planeta.

Jane Houston Jones, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, dijo: "Será visible durante toda la noche y su color verde azulado es inconfundible. Puede ser lo suficientemente brillante como para ser visto a simple vista, y con certeza en binoculares. Tendremos la mejor vista en 50 años, y no es probable que vuelva a ser tan buena en los próximos años”.

Image result for pisces constellation

Constelación de Piscis.

La mejor manera de ver a Urano, según National Geographic, es mirar hacia el sureste, donde estará cerca de la constelación de Piscis.

"Escanee la constelación con cuidado, y busque un pequeño disco azulverde que sobresalga en el contexto de las estrellas más débiles", aconseja la revista.

Dado que Urano permanecerá cerca, aquellos que tengan un telescopio podrán verlo durante todo el mes de octubre.

Una reciente investigación descubrió que diamantes de valor incalculable caen en lluvia sobre los gigantes Urano y Neptuno y cubren sus núcleos sólidos. La "lluvia de diamantes" se forma cuando presiones extremas que exprimen hidrógeno y carbono a más de 5,000 millas debajo de la superficie de los mundos.

Durante miles de años, los diamantes se hunden lentamente a través de las capas heladas para acumularse densamente alrededor de los núcleos centrales de ambos planetas, según los expertos. Se trata de gemas que podrían alcanzar los millones de quilates de peso.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.