La sonda Dawn permanecerá en la órbita de Ceres para siempre

 NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

La NASA decidió, por segunda vez, extender la misión Dawn que estudia Ceres -el objeto más grande en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter y el único planeta enano ubicado en el sistema solar interior- en el cinturón principal de asteroides y dejar la unidad sobre la órbita del planeta enano hasta el final de la misión, en la segunda mitad de 2018. Un comunicado de prensa del sitio web de la NASA lo informa.

La nave espacial Dawn fue lanzada al espacio el 27 de septiembre de 2007. En 2011, llegó al asteroide Vesta, en cuya órbita trabajó durante un año, y luego fue a Ceres, que la sonda explora desde la primavera de 2015. Gracias al dispositivo, los científicos han recibido mucha información nueva sobre el planeta enano en los últimos años. Por ejemplo, se compiló el mapa gravitacional de Ceres y obtuvieron imágenes detalladas de su superficie.

En julio del año pasado, después de la finalización de la misión principal de la unidad, se decidió no enviar la sonda a otro asteroide, y dejarlo en la órbita de Ceres a continuar sus estudios. A pesar de que se averiaron tres de los cuatro motores del aparato, que apoyan su orientación en el espacio, se conservó la capacidad de maniobrar y mantener su posición gracias a que pasó a modo de orientación usando el sistema de combustible de hidracina. Anteriormente, la sonda operó en una órbita a una altitud de 385 kilómetros, que permitió un uso más económico del combustible restante. Ahora, el equipo de ingenieros está considerando opciones para transferir la sonda a una órbita operacional más baja de 200 kilómetros, en la que la unidad funcionará hasta que el final de la misión, prevista para la segunda mitad de 2018, cuando el suministro de combustible en la sonda finalmente se agote.

En la etapa final el aparato recogerá datos utilizando espectrómetro de rayos de neutrones y gamma, que permitirá comprender la composición de la capa subsuperficial Ceres y determinar la cantidad de hielo que contiene, y también grabará en los rangos infrarrojos y ópticos. Tras la finalización de la misión, con el fin de evitar la contaminación de la superficie de Ceres con materiales de origen terrestre, la sonda no se romperá en él, sino que la dejarán en la órbita alrededor del planeta enano.

 Alexander Voityuk

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.