El planeta enano Ceres podría haber albergado océanos

Planeta enano Ceres. /NASA

Ceres es el objeto más grande en el cinturón de asteroides que existe entre Marte y Júpiter y el único planeta enano ubicado en el Sistema Solar interior. Para examinar de cerca al asteroide Vesta y a este planeta, el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA puso en marcha la sonda espacial Dawn, cuyos datos han revelado que en la superficie de Ceres hay minerales diseminados que contienen agua, lo que podría suponer que, en el pasado, pudiera haber albergado un océano. Dos nuevos estudios han arrojado luz a esta posibilidad y han lanzado varias preguntas como qué pudo haber pasado con él y si todavía podría haber agua en Ceres.

El primer estudio, pulicado en Journal of Geophysical Research: Planets, apoya la posibilidad de que Ceres esté geológicamente activo, o lo haya estado en un pasado reciente. Investigadores del Jet Propulsion Laboratory de la NASA afirman que la corteza encontrada podría formar parte del antiguo océano y es una mezcla de hielo, sales y materiales hidratados que muestran actividad geológica. Según la NASA, los cráteres del planeta Occator, Kerwan y Yalode, y la montaña Ahuna Mons registraron anomalías gravimétricas basándose en los datos orbitales obtenidos por la misión Dawn. 

Por su parte, la segunda investigación, que aparece en Earth and Planetary Science Letters señala que puede haber una capa más blanda debajo de la corteza, y que esta podría albergar el líquido que demostraría la presencia del océano. Esto choca con la otra investigación que afirma que la densidad de la corteza es baja y podría ser más cercana a la del hielo que la de las rocas.

Para resolver esta discrepancia, un equipo de científicos de la Universidad de Harvard en Cambridge (Reino Unido) investigó la fuerza y la composición de la corteza de Ceres y su interior más profundo mediante el estudio de la topografía del planeta. De este modo descubrieron que la corteza puede ser una mezcla de hielo, sales, roca y un componente adicional que podría ser hidrato de clatrato, una jaula de moléculas de agua que tiene una estructura de 100 a 1.000 veces más fuerte que el hielo de agua a pesar de tener casi la misma densidad.

El estudio concluyó que la mayor parte del océano de Ceres está congelado y se ha convertido en la corteza compuesta por hielo, hidratos de clatrato y sales. Sin embargo, debajo de esta corteza podría haber líquido residual, y eso indicaría que el océano no está todavía completamente congelado.

La nave espacial Dawn fue lanzada al espacio el 27 de septiembre de 2007. En 2011, llegó al asteroide Vesta, en cuya órbita trabajó durante un año, y luego fue a Ceres, que la sonda explora desde la primavera de 2015. Hace pocos días, la NASA decidió, por segunda vez, extender la misión Dawn que estudia Ceres en el cinturón principal de asteroides y dejar la unidad sobre la órbita del planeta enano hasta el final de la misión, en la segunda mitad de 2018. 

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.