Un dinosaurio con patrones al estilo de un mapache existió hace 130 millones de años

Sinosauropteryx, en el hábitat abierto en el que vivió hace 130 millones de años en el Cretácico Inferior
Universidad de Bristol

La tecnología actual ha permitido a los paleontólogos, a partir de fósiles, reconstruir con bastante precisión las distintas formas de los dinosaurios. Incluso permitió descubrir que varios de ellos tenían plumas y además saber el color de estas criaturas. Un reciente hallazgo de un equipo de investigadores de la Universidad de Bristol, publicado en Current Biology, descubrió cómo un pequeño dinosaurio emplumado de hace 130 millones de años, el Sinosauropteryx de China, usaba patrones de color para camuflarse.

Los patrones de color del Sinosauropteryx / Fiann Smithwick

Este animal tenía una franja tipo bandido alrededor de los ojos y una cola a rayas, similar a la de los mapaches modernos. La franja le ayudaba a ocultar sus ojos de los depredadores y la cola pudo haber sido utilizada para confundir tanto a enemigos como a presas. Las máscaras de bandidos en mamíferos tienden a ser advertencias. El paleobiólogo de la Universidad de Bristol Jakob Vinther, coautor del artículo, dijo que las rayas en la cara son comunes entre los depredadores de nivel medio, como los tejones y los mapaches. "Muestra que no deben meterse con ellos, aunque no creemos que esa sea la función principal en el Sinosauropteryx", indicó.

“Lejos de las pesadas y grises bestias prehistóricas de los libros para niños, algunos dinosaurios mostraban sofisticados patrones de color para esconderse de los depredadores, al igual que los animales actuales”, explicó Fian Smithwick, autor principal. La visión era muy importante para los dinosaurios, como para las aves de hoy en día, por lo que no debería sorprendernos ver que desarrollaran dichos patrones, añadió.

Este pequeño dinosaurio no llegó al metro de altura y pesaba no más de 3 kilogramos. Tenía una espalda oscura y su parte frontal más clara. Este patrón se encuentra en muchos otros animales para que su cuerpo se vea más plano y no tan tridimensional, lo que hace que no sobresalgan de su entorno, haciéndolos difíciles de detectar.

“Al reconstruir el color de estos dinosaurios hemos comprendido mejor no solo cómo se comportaban y las posibles dinámicas de depredador-presa, sino también los entornos en los que vivían”, añade Smithwick, quien cree que las reconstrucciones pueden explicarnos cosas que son imposibles de saber si solo se estudian los huesos de estos animales.

La distribución del plumaje se traza a lo largo de cada espécimen, con las plumas en marrón, los tejidos blandos internos y el pigmento de los ojos sombreados en gris / Universidad de Bristol

El Sinosauropteryx fue descubierto en 1996 y causó un gran alboroto científico. “Cuando vi esta losa de piedra de limo mezclado con ceniza volcánica en la que se incrusta la criatura, me quedé boquiabierto” dijo entonces el investigador Philip J. Currie para The New York Times. Luego Currie llevó fotografías de China a una reunión en el Museo Americano de Historia Natural en Nueva York, donde todos los expertos se aglomeraron para observar al dinosaurio cubierto de pelusa.

Adrian Díaz
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.