Encuentran en Marte posibles fertilizantes para cultivos

Depósitos sedimentarios en el cañón gigante de Marte. /NASA

Durante décadas, los depósitos sedimentarios en el cañón gigante de Marte (el más grande del Sistema Solar), Valle Marineris, han desconcertado a los científicos. Como puede observarse en la imagen de la nave Mars Reconnaisance Orbiter (MRO) de la NASA que se encuentra sobre estas líneas, estos depósitos de tonos claros tienen finas estratificaciones horizontales que son diferentes de la roca circundante resistente en la zona. Tras años de investigación, se ha descubierto que los minerales localizados en estos depósitos sedimentarios podrían algún día ser utilizados como fertilizante para cultivos en crecimiento.

Según informa la agencia espacial estadounidense, los sedimentos estratificados han sugerido un pasado de lagos, polvo y arena arrastrados por el viento, o materiales volcánicos que estallaron después de que se formó el cañón, y posiblemente llenos de agua.

En espacial, uno de estos depósitos denominado Ceti Mensa llamó la atención durante la década de los 70 debido a su color rojo intenso, lo que podía apreciarse en las imágenes recopiladas por la misión Viking Orbiter. Situado en el oeste de Candor Chasma, al norte de Valles Marineris, Ceti Mensa es una meseta ondulada elevada 3 kilómetros sobre el suelo del cañón y delimitada por escarpadas montañas de hasta 1.500 metros de altura. El tinte rojo puede deberse a la presencia de óxido férrico cristalino, lo que sugiere que el material pudo haber estado expuesto al calor o al agua, o ambos.

La presencia de sales de sulfato hidratado, como el yeso y la kieserita, ha sido confirmadad por las mediciones espectrales de los instrumentos Mars Express OMEGA y MRO CRISM. En la Tierra, estos minerales se forman normalmente en ambientes húmedos, lo que sugiere que los depósitos en Ceti Mensa pueden haberse formado debajo del agua. En Marte, estos depósitos podrían ser valiosos para los futuros colonos marcianos como fertilizante para cultivos en crecimiento.

Marte puede parecer un paisaje frío, polvoriento y seco, pero su atmósfera también puede producir nevadas violentas, especialmente después del anochecer: cuando el Sol cae y las temperaturas bajan, nuestro vecino experimenta intensas tormentas de nieve generadas por fuertes ráfagas de viento, según un nuevo estudio que muestra que todavía hay muchas cosas que no sabemos acerca de las condiciones climáticas en el planeta rojo.

Los hallazgos, publicados en Nature Geoscience y dirigidos por el científico planetario Aymeric Spiga de la Universidad Pierre y Marie Curie (Francia), nos dan una nueva visión de los patrones meteorológicos en Marte, que podrían un día ayudar a los futuros exploradores a colonizar el planeta.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.