El duelo entre Valentino Rossi y Motobot, el robot motociclista [FOTOS]

Ya hemos visto a las máquinas derrotar a los humanos en juegos de habilidad y suplantarlos en puestos de trabajo. Pero los robots vienen por más. Hace poco, un robot llamado Motobot compitió con el número uno del Moto GP (Campeonato del Mundo de Motociclismo), Valentino Rossi. 

Fue hace dos años que Motobot, que ha aprendido a dominar el modelo R1 de Yamaha, desafió a Rossi a un duelo de velocidad. El reto se cumplió en la pista de Thunderhill Raceway Park, en California (EEUU). Así, se esperaba que el robot de Yamaha pudiera este año derrotar al multicampeón. Otro de sus objetivos fue alcanzar la velocidad en línea recta de 200 km por hora, algo que logró con facilidad. 

Pero montar una moto es complejo, aun para un motociclista promedio. Es distinto, y más difícil a manejar incluso que un auto, con factores como el ángulo de inclinación, la posición del cuerpo, los frenos delanteros y traseros separados, la transferencia del peso y otros detalles que constituyen una relación más dinámica del piloto con la tracción en ambos extremos de la moto. 

Si bien ha habido numerosos esfuerzos por construir autos no tripulados, hay muy pocos relacionados al reto de desarrollar un robot que controle de forma autónoma una moto. Mucho menos un reto como el de vencer a Rossi: un atleta de 30 años de experiencia al más alto nivel, 9 títulos mundiales, y la reputación del mejor velocista de motos en la historia.


Yamaha

El resultado, sin embargo, no fue el deseado. Aunque si el esperado, ante menudo reto: en el primer enfrentamiento, Rossi hizo un tiempo de 1:25.740. No fue su mejor marca, de acuerdo a sus allegados. Mucho después, cruzó la meta Motobot. 1:57.504, unos 32 segundos más lento que Valentino. Si bien perdió, Motobot ha demostrado ser capaz de competir.

Con solo dos años de vida y aprendizaje, el resultado no es para nada malo, y seguramente podría derrotar a algún humano principiante con facilidad.


Yamaha

Las desventajas

La parte más llamativa de Motobot es que el vehículo no fue modificado en la fábrica. Es el humanoide encima que lo manipula: seis técnicos pueden detenerlo o acelerar en una pista, mientras las computadoras analizan todo tipo de información (como la velocidad o el estado del motor). 

Sin embargo, las bondades del humanoide (los precisos sensores de posicionamiento y fino control sobre la aceleración, los frenos, embrague, volante y cambios) no son suficientes ante el hecho de que este no puede moverse o balancearse sobre la bicicleta, algo que es una buena parte del competir sobre dos ruedas. 


Yamaha

Los pilotos de élite del MotoGP se alejan del centro de la moto para colgar rodillas, codos y muy cerca los hombros a la pista, arrastrándolos de modo que mantienen al vehículo parado. Se deslizan hacia atrás en aceleración para evitar que la rueda de atrás se levante en el frenado.  Estos y otros movimientos hacen del GP un deporte intensamente físico. 

Es obvio que Motobot aun no puede hacer esto, al estar pegado a la moto. Esto limita su aceleración, frenado y velocidades en las esquinas. Así también, sabe poco de gestionar neumáticos en una carrera, aprovechar debilidades de los oponentes, adelantamientos, bloqueos, entre otras acciones. 


Yamaha

El objetivo de Yamaha es emplear el aprendizaje automático para hacer que el robot “aprenda” y perfeccione sus habilidades en el camino, con el objetivo de convertirse en un robot capaz de vencer a los mejores pilotos de carne y hueso. Yamaha cree que esta tecnología podría ser adaptada a otros modelos de transporte, incluyendo motonieves y motos acuáticas. 

Otras alternativas útiles para el desarrollo de esta tecnología es la aparición de robots courier, robot mototaxis como en Tailandia o algunos lugares de Latinoamérica. 
 

 

Daniel Meza
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.