Este fósil milenario es un antepasado clave para entender la evolución de las jirafas

Grupo de jirafas. /Pxhere

Más de 30 especies de jiráfidos existieron en varios momentos de la era Mioceno, que empezó hace 23 millones de años y terminó hace unos 5 millones, pero lamentablemente solo han sobrevivido hasta nuestros días dos variedades: la jirafa (Giraffa camelopardalis) y el okapi (Okapia johnstoni). Aunque ya se han descrito fósiles de más de 30 especies extinguidas, la falta de cráneos fosilizados ha sido una barrera para determinar las relaciones evolutivas.

Una especie desconocida, Decennatherium rex sp. nov, se ha descubierto en una colina cerca de Madrid (España), y se ha denominado rex, que significa rey, no porque sea particularmente grande o impresionante, sino porque la mayoria de sus huesos han sobrevivido milenios. Estos restos fosilizados son el conjunto más completo de jiráfidos antiguos encontrados hasta ahora. Los hallazgos, realizados por investigadores del Museo Nacional de Historia Natural (España) y del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP), se han publicado en la revista en Plos One.

Según los científicos, el esqueleto data de finales del Mioceno y proporciona nuevos datos anatómicos y filogenéticos. Los resultados de los análisis sugieren que el género Decennatherium puede haber sido la rama que se encuentre en la base de un clado de jirafas extintas que incluyen tanto el género Sivatherium, un tipo de jirafas más grandes: la masa corporal de esta especie se estima en algo menos de una tonelada, lo que la sitúa en un tamaño intermedio entre las jirafas actuales y el ocapi.

"A diferencia de las jirafas actuales, Decennatherium rex, no tenía el largo cuello característico de las jirafas y presentaba cuatro osiconos o apéndices craneales. Un par de estos apéndices más pequeños se ubicaban encima de los ojos y el otro par, mayores y curvados, detrás", explica Israel M. Sánchez, investigador del ICP.

Los autores aseguran que sus caracteres craneales y dentarios permiten deducir que esta jirafa tenía una alimentación mixta porque, a diferencia de las actuales que son principalmente ramoneadoras, se alimentaba de hojas, frutos y ramas, pero también de hierba.

La jirafa, el animal más alto del mundo tiene uno de los embarazos más largos de la naturaleza: se toma entre 13 y 16 meses para abandonar el vientre materno. Además, paren de pie y las crías deben ser lo suficientemente fuertes y altas para no dañarse al caer. Cuando el vástago ve la luz, su madre lo ayuda a ponerse de pie. Una jirafa recién nacida mide 1.80 metros y es capaz de moverse bastante rápido. Durante sus primeras semanas de vida permanece junto a su madre.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.