Chimpancés colaboran entre sí para resolver problemas matemáticos

Los chimpancés se turnan espontáneamente para completar una tarea de secuenciación numérica. /Pixabay

La literatura científica cuenta con evidencia de que los chimpancés trabajan juntos estableciendo estrictos turnos. Ahora, una nueva investigación añade, por primera vez, la idea de que estos primates pueden hacer frente conjuntamente a resolución de tareas complejas, sin señales externas que ayuden a cronometrar su comportamiento.

El estudio, publicado en Scientific Reports y llevado a cabo por una colaboración entre las universidades de Kioto (Japón) y Oxford (Reino Unido) y el Zoológico de Indianápolis (EE.UU.), ha mostrado que los chimpancés (Pan troglodytes) se turnan espontáneamente para completar una tarea de secuenciación numérica. La investigación, brinda información importante sobre la evolución de la toma de turnos, que subyace en una variedad de interacciones sociales, incluida la comunicación y el lenguaje.

Un grupo de chimpancés, que ya habían realizado con anterioridad tareas en las que tenían que seleccionar una serie de números en el orden correcto, se enfrentaron por primera vez a una versión compartida de la tarea. En el ejercicio, los números del 1 al 8 estaban divididos en dos pantallas: una de ellas mostraba, por ejemplo, 1, 5, 7 y 8; y la otra 2, 3, 4 y 6. De este modo, parejas de chimpancés tenían que turnarse para garantizar que los números se seleccionaban en el orden correcto, tarea que si completaban con éxito, eran recompensados con pequeños trozos de manzana.



De los seis chimpancés en el estudio, tres parejas de madre e hijo, todos alcanzaron altos niveles de precisión desde el comienzo. Pero mientras los chimpancés jóvenes cometieron menos errores y respondieron más rápido que sus madres, ellas fueron más rápidas durante las pruebas de control en los que cada individuo trabajaba por sí solo frente al ordenador. “Durante el aprendizaje del uso de herramientas por chimpancés salvajes, los jóvenes prestan más atención a los más viejos que a la inversa. Este tipo de asimetría tiene implicaciones importantes para entender la dirección del flujo de información; por ejemplo, cuán rápido se diseminarán nuevas innovaciones en el comportamiento a través de un grupo”, explica Dora Biro, del Departamento de Zoología de Oxford.

Los investigadores esperan usar el sistema para estudios adicionales sobre coordinación, colaboración y competencia dentro de parejas de chimpancés y otros primates. “Esta tarea también puede proporcionar información sobre las habilidades necesarias para la toma de perspectiva cognitiva, en otras palabras, la capacidad de mejorar la coordinación poniéndote mentalmente en el lugar de otra persona”, concluye Biro.

El año pasado, un equipo de científicos grabó por primera vez a chimpancés en el proceso de aprender a usar herramientas recibiendo lecciones de sus madres, una cualidad antes vista únicamente en humanos. Durante la enseñanza, las madres sacrifican el tiempo que utilizan para comer. Los jóvenes ganan pericia y métodos para alimentarse más eficientemente. Este auténtico proceso de enseñanza en el reino animal puede marcar la diferencia en un hábitat salvaje; no aprender a obtener con éxito el alimento podría ser mortal para los primates cuando otras fuentes de comida se vuelven escasos.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.