En Egipto encontraron por primera vez un gimnasio helenístico

Egypt’s Ministry of Antiquities

Los investigadores de la misión arqueológica alemana-egipcia descubrieron un gimnasio helenístico en el Oasis Fayum, donde la mayoría del tiempo los jóvenes se dedicaban a la preparación física, así como aprender a leer y escribir. Esta es la primera construcción de este tipo que se encuentra en el territorio de Egipto. Esto lo informa el Instituto Arqueológico Alemán en un comunicado de prensa.

Durante la excavación, los científicos encontraron además papiros, que datan del siglo III a.C. hasta el siglo III d.C. –período de gobierno de Ptolomeo, y después de los romanos-. Los investigadores también encontraron en el asentamiento restos de casas construidas con ladrillos y piedra caliza, baños públicos y restos de canales de riego.

El recientemente descubierto gimnasio tenía una gran sala de reuniones decorada con estatuas, un comedor y un patio en el edificio principal. En el recinto, había una pista para correr, de unos 200 metros.

Según la jefa de la misión, la profesora Cornelia Römer, el gimnasio fue mencionado en los papiros que se encuentran en el territorio del asentamiento. En particular, los arqueólogos descubrieron que los ricos pagaban por la construcción del edificio, y que la persona que administraba la escuela se mencionaba en los papiros. Era una escuela para familias adineradas cuyos hijos no solo entrenaron aquí, sino que también aprendieron a leer y escribir, y participaron en debates filosóficos. En las grandes ciudades del mundo helenístico, como Atenas o Mileto, se construyeron gimnasios y la escuela en Filotelis se construyó con el mismo modelo, aunque en menor escala.

Ekaterina Rusakova

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.

Leer también

Hace menos siglos de lo que parece, había científicos que aseguraban que estudiar reducía los ovarios. Esta idea es bastante más que una simple anécdota de lo que un día fue la medicina: sostenían que las actividades intelectuales aumentaban el cerebro, y en el caso de los pequeños órganos de las mujeres, este crecimiento se tenía que compensar disminuyendo los ovarios, y siendo parir el principal cometido en la vida de una mujer, estudiar se reservaba para las cabezas diseñadas para ese propósito: las de los hombres.

Ciencia enferma de machismo

Invisibilización de la mujer y sesgos de género en la investigación científica