Estos tintes revelan qué tejidos están enfermos en tu organismo

Los nanoagentes se pueden personalizar para que estén en diferentes colores para facilitar el seguimiento de más de un tipo de biomarcador en el cuerpo (NTU Singapur).

Los nanoagentes de polímeros pueden "iluminar" pequeñas secciones de tejidos enfermos que pueden escapar al alcance de métodos convencionales para detectarlos, según una investigación publicada en la revista Nature Biotechnology, conducida por la Universidad Tecnológica de Nanyang, Singapur (NTU Singapur) y la Universidad de California en San Diego.

Se trata de nanopartículas de polímeros semiconductores (SPN), capaces de almacenar energía lumínica de fuentes tales como la luz solar, la luz infrarroja cercana o incluso la luz de teléfonos móviles, y luego emitir un brillo duradero.

Con ello, el tinte es capaz de delatar la presencia de células cancerosas, por ejemplo, enviando señales infrarrojas cercanas que pueden ser recibidas e interpretadas por un equipo de imagen estándar.

Los métodos existentes solo rastrean el cáncer a nivel tisular mientras que la nueva tecnología funciona a nivel molecular, monitoreando niveles aumentados o disminuidos de biomarcadores para determinar cómo funcionan los fármacos, antes de que su acción terapéutica sea completa, proporcionando mucho mayor poder predictivo para el desarrollo de fármacos.

Los científicos y los médicos ahora tienen más tiempo para observar los resultados de las pruebas, ya que los nanoagentes continúan alumbrando y la intensidad de su luz disminuye a la mitad solo después de seis minutos.

De forma alternativa, si se almacena a -20 grados centígrados, la muestra mantendrá sus resultados durante un mes, por lo que es conveniente que otros expertos en diagnóstico interpreten y revisen los resultados más adelante.

Cuando se probó en ratones, el método proporcionado dio resultados de 20 a 120 veces más sensibles que los métodos actuales de obtención de imágenes ópticas y 10 veces más rápido en la aparición de tejidos enfermos.

La ventaja en comparación con otros agentes —los medios de contraste para escaneos normalmente encierran un serio por su carácter radiológico— es que los nuevos son orgánicos, biodegradables y contienen ingredientes biológicamente benignos que no son tóxicos.

La investigación podría conducir a futuras aplicaciones potenciales en la cirugía guiada por imágenes y en el control de los efectos de los medicamentos que buscan la aprobación regulatoria.

La tecnología también se puede usar para evaluar el comportamiento y los resultados terapéuticos de fármacos en el cuerpo, por ejemplo, si las drogas inducen daño hepático como efecto secundario.

El daño hepático inducido por medicamentos es uno de los motivos más comunes por los que la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos retiene la aprobación de los medicamentos.

La evaluación del daño potencial antes de la aprobación regulatoria es un desafío porque actualmente, los estudios realizados en un ambiente controlado fuera de un organismo vivo a menudo tienen un bajo poder predictivo de cómo reacciona la droga dentro del organismo.

El estudio tomó dos años y se está tramitando una patente para la tecnología. El equipo de investigación ahora tiene la intención de llevar a cabo ensayos adicionales en modelos animales más grandes.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.