China prepara catapulta electromagnética para lanzar aeronaves desde portaaviones

El J-15 despega de la pista del portaaviones Liaoning, el único de la China (Simon YANG / Flickr).

Las empresas del complejo de defensa industrial de China han desarrollado una catapulta electromagnética, un dispositivo a través del cual se lanzarán aviones de combate desde portaaviones, en teoría (EE.UU., poseedor de los más poderosos, tiene un decena, mientras la China apenas uno). Esto, de acuerdo con el jefe de la Comisión Consultiva de la Marina de China contraalmirante Yin Zhuo. En declaraciones a China Daily, señaló que el dispositivo ya pasó el programa de prueba, incluido el lanzamiento de aviones de combate.

La catapulta electromagnética es un dispositivo en el que la canasta de carga, en la punta de la cuchara, se acelera con la ayuda de fuerzas electromagnéticas.

La longitud de la catapulta china es de aproximadamente 120 metros con la longitud de las guías electromagnéticas de alrededor de cien metros. El prototipo se construyó a una escala de 1 a 1 en 2008 pero hasta hoy se desconoce su ubicación.

Dicha estructura de metal se engancha en el tren de aterrizaje delantero de la aeronave a ser lanzada, y con su movimiento acelera al avión en cuestión. Ello, claro, a fin de ahorrarle combustible al avión en su despegue, pese a que la catapulta misma consume mucha y necesita una fuente de alimentación potente y confiable.

Entre sus ventajas, sí, se cuenta su pequeño volumen, que permite liberar espacio adicional en el barco. Además, se puede regular la potencia con que la catapulta electromagnética funcionará, a fin de procurar diferentes arranques a aeronaves ligeras y pesadas.

Según Zhuo, la nueva catapulta electromagnética ya ha realizado varios miles de lanzamientos de prueba de los aviones de combate J-15 de servicio pesado. El militar no dio ningún detalle más sobre la catapulta o su fuente de poder.

Actualmente, Estados Unidos es el único país del mundo que tiene un barco con una catapulta electromagnética. El portaaviones nuclear Gerald Ford, en funciones desde julio de este año, es el que cuenta con el dispositivo EMALS (Sistema de Lanzamiento Electromagnético), con el que ya realizó su primer lanzamiento en altamar.

EMALS tiene un motor de inducción lineal con segmentos alternativamente desconectados y conectados. En el dispositivo de arranque, un carro especial, al que la aeronave se aferra con su tren de aterrizaje delantero, se mueve entre las dos guías con electroimanes. La energía máxima de lanzamiento para EMALS es de 122 megajulios. Es capaz de lanzar el avión de cero a casi 300 kilómetros por hora.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.