¿A qué le tienen asco los chimpancés?

Chimpancé 
Flickr

Hay algo en lo que la mayoría de nosotros coincidimos: cuando buscamos algo en la oscuridad y nuestra mano se topa con algo desconcido, húmedo y blando, los nervios se nos ponen de punta. Ahora, un grupo de científicos de la Universidad de Kyoto ha descubierto que los chimpancés reaccionan de forma similar. El estudio fue publicado en Royal Society Open Science.

Si bien sabemos que estos primates hacen todo tipo de cosas que podrían disgustar a un ser humano, como comer semillas extraídas de sus propias heces, el estudio descubrió que también tienen sus propios límites. Este comportamiento de asco hacia lo húmedo y blando podría tener un origen similar al de los humanos, ayudando así a los chimpancés a evitar sustancias que contengan mayor cantidad de contaminantes biológicos.

El equipo montó una serie de experimentos para probar cómo la exposición potencial a contaminantes biológicos influye en la elección de alimentos de los chimpancés solo basándose en sensaciones visuales, olfativas y táctiles. En una prueba, los científicos pusieron réplicas de heces y una pieza de espuma marrón. Colocaron alimentos sobre ambos e hicieron las respectivas comparaciones con respecto a la actitud de los simios. Si bien la presencia de las heces hizo que los chimpancés dudaran un poco antes de coger la comida, no fue suficiente para detenerlos, tampoco lo hizo el olor.


(a) Rechazo por visión. (b) Rechazo por olfato. (c) Rechazo por contacto 
Cecile Sarabian, Universidad de Kyoto

En una prueba, los científicos pusieron réplicas de heces y una pieza de espuma marrón. Colocaron alimentos sobre ambos e hicieron las respectivas comparaciones con respecto a la actitud de los simios. Si bien la presencia de las heces hizo que los chimpancés dudaran un poco antes de coger la comida, no fue suficiente para detenerlos, tampoco lo hizo el olor.

Otra prueba consistía en experimentos táctiles en donde a los chimpancés se les permitía agarrar comida de una caja oscura, donde no podían ver dónde entraba su mano. Se colocó comida sobre un pedazo de cuerda seca y otra sobre una masa blanda y húmeda. Los simios no dudaron en agarrar el alimento sobre la cuerda pero retrocedían inmediatamente al tocar la masa. Según los investigadores, esta reacción podría proporcionar información sobre los orígenes evolutivos de nuestro rechazo a los contaminantes.

Chimpancé macho adulto, primero se alimenta sobre el control de espuma (izquierda) y encima de la réplica de heces marrón (derecha). Rechazo por visión.
Cecile Sarabian, Universidad de Kyoto

"Si los chimpancés y otros primates pueden discernir el riesgo de contaminación a través de diferentes señales, los individuos con mayor sensibilidad a las heces y otros fluidos corporales pueden infectarse menos, lo que podría traer importantes beneficios para la salud", explica Cecile Sarabian, autora principal del estudio. Agregó que se puede informar mejor a los cuidadores sobre el valor adaptativo de dicha sensibilidad y su flexibilidad, para poder saber qué individuos corren más riesgo de infección y así prestarles más atención.

“Mientras que cualquier persona que observa las reacciones de estos chimpancés en los experimentos táctiles puede sentir empatía con ellos, es prematuro decir que sienten lo mismo que nosotros en esa situación", dijo Andrew MacIntosh, coautor del estudio.

Los chimpancés son objeto de estudio en distintas partes del mundo, hace poco se descubrió que mostraban una cultura acumulativa, similar a la humana además de poseer una personalidad estable y característica.

Adrian Díaz
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.