La NASA muestra la imagen de despedida de Cassini

42 imagenes combinadas y en mosaico para crear una vista de color natural. /NASA

Después de más de 13 años en Saturno, la nave espacial Cassini de la NASA cumplió su destino y se despidió del sistema de Saturno sacando sus últimas fotografías, con las que ha creado esta impresionante imagen del planeta al que acompañó tanto tiempo y sus anillos. 

Durante sus poco más de dos últimas horas de vida, capturó un total de 80 imágenes de gran angular. A partir de 42 de esas tomas de gran angular, tomadas con los filtros espectrales rojo, verde y azul, combinadas y en mosaico para crear una vista de color natural, se generó una escena, que también incluye las lunas Encelado, Epimeteo, Jano, Mimas, Pandora y Prometeo. 

"La recompensa científica de Cassini ha sido realmente espectacular: una amplia gama de nuevos resultados que conducen a nuevas percepciones y sorpresas, desde la más pequeña partícula de anillo hasta la apertura de nuevos paisajes en Titán y Encelado, hasta el interior profundo de Saturno", dijo en un comunicado Robert West, líder adjunto del equipo de imágenes de Cassini en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California.

El fin de Cassini, fue un adiós difícil para muchos: "Era demasiado fácil acostumbrarse a recibir nuevas imágenes del sistema de Saturno a diario, ver cosas nuevas, ver cómo cambiaban las cosas", dijo Elizabeth Turtle, asociada del equipo de imágenes del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, Maryland (EE.UU.).

Lanzada en 1997, la nave espacial Cassini orbitó Saturno desde 2004 hasta 2017. La misión realizó numerosos descubrimientos dramáticos, incluida la sorprendente actividad geológica en la luna de Saturno, Encelado, y mares de metano líquido en la luna más grande de Saturno, Titán. Cassini finalizó su viaje con una zambullida suicida en la atmósfera de Saturno el 15 de septiembre de 2017, enviando datos científicos únicos hasta que perdió contacto con la Tierra.

Tras cinco años de viaje, en julio del año pasado, la nave no tripulada Juno de la NASA culminó gran parte de su epopeya espacial al llegar a Júpiter, el planeta más grande del Sistema Solar. Desde entonces, la nave ha estado estudiándolo y captando información antes de sumergirse en su letal órbita, lo que sucederá cuando complete 37 vueltas al gigante gaseoso. Juno se puso en marcha en agosto de 2011, pero no llegó al planeta hasta julio de 2016. La nave ha estado orbitándolo y realizando calculados vuelos de reconocimiento sobre las nubes. Sus principales funciones están enfocadas en la creación de un estudio y mapa de la gravedad en sus campos magnéticos, y de las auroras de Júpiter, así como también de su magnetosfera.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.