Científicos desmontan el mito sobre la predisposición de la oveja Dolly a la artritis

Dolly en el Museo Real de Escocia. /Wikimedia Commons

La clonación de animales está asociado con una serie de problemas, incluyendo la temprana muerte de la famosa oveja Dolly, el primer mamífero clonado, que nació en 1996 en Escocia, Reino Unido. Debido a su artritis tuvieron que practicarle eutanasia a los seis años, y muchos creyeron que precisamente la clonación fue la causante de su mala salud. Científicos británicos decidieron refutar este mito y llevaron a cabo una investigación que reveló que las ovejas clonadas no están más predispuestas a la artritis que las normales. El estudio se publica en Scientific Reports.

Científicos de la Universidad de Nottingham (Reino Unido) han decidido investigar con más detalle qué ocurrió exactamente con Dolly, aunque los datos de los análisis clínicos y radiográficos, por desgracia, no se conservaron en el instituto. En general, se habló oficialmente sobre la artritis de Dolly solo una vez, en una conferencia, y se mencionó una articulación.

Los científicos examinaron cuatro clones obtenidos de la misma línea celular que Dolly. En 2016 tenían ocho años. El análisis radiográfico mostró que todos ellos tienen artritis, pero no severa: en tres es leve, y en uno de gravedad media. Después, los científicos realizaron un análisis radiográfico del esqueleto de Dolly y su hija Bonnie, concebida de forma natural, y de Megan y Morag, las dos primeras ovejas clonadas a partir de células diferenciadas, pero embrionarias. Compararon los resultados con ovejas convencionales no clonadas. Resultó que Dolly en el momento de su muerte no tenía osteoartritis en las articulaciones del hombro y la muñeca. Además, el grado de severidad de su enfermedad corresponde al estado promedio de las ovejas no clonadas. Bonnie y Megan, que murieron más adultas, tenían un nivel de artritis más significativo.

Los autores concluyen que ni Dolly ni los clones modernos tenían algún nivel inusual de  predisposición a la artritis, y que en este caso, los riesgos no son diferentes de los riesgos normales de una oveja adulta, y que la edad del clon no es importante.

Anna Kaznadzei

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.

Leer también