Cuando un volcán atrapa un rayo, esto es lo que ocurre

Francisco Negroni

Pocas cosas son tan implacables en la naturaleza como la erupción furiosa de un volcán y por otro lado, la caída inevitable de una poderosa descarga atravesando la atmósfera, eso que conocemos como rayo. ¿Qué ocurre cuando ambos monstruos naturales se juntan? Ciertamente, algo que no pasa desapercibido.

Hablamos de una Tormenta Sucia. Esto es, en otras palabras, una mezcla de rayos, fuego magmático y cenizas que empequeñecen a los apocalípticos efectos de desastres naturales en el cine de ciencia ficción. Si el volcán trae consigo la energía suficiente, docenas de rayos menores (que rebotan hacia arriba) pueden engendrarse en la ceniza.

El fenómeno fue capturado de manera formidable en una foto de Francisco Negroni, ganando el segundo premio de los Epson Pano (este concurso es lo más grande relacionado a fotografía panorámica, donde participan profesionales gráficos de todo el mundo). El evento ocurrió en el Volcán Calbuco en Chile.

“La foto con la que obtuve el segundo premio de Epson Pano fue tomada durante la erupción violenta del Calbuco, ubicado al sur de Chile”, dijo en un mensaje a Engadget, que reseña el episodio. La técnica fue simple: exposición prolongada, trípode y lente de 80 a 200 mm. Tomó unos 10 minutos lograr esta imagen increíble, a la que catalogó como su mejor foto de una erupción, así como “la mejor tomada en todo el mundo” de un fenómeno de este tipo.

Cómo ocurre

Durante una nube de tormenta regular, los rayos se engendran cuando el aire ascendente hace que los cristales de hielo y gotas de agua colisionen entre sí, formando una electricidad estática. Así, una vez que las cargas se acumulan lo suficiente que ya no resisten ser contenidas por la capacidad natural de aislamiento de la atmósfera, estas se trasladan de una a otra nube o hacia el suelo.

Los rayos volcánicos trabajan bajo un principio similar, aunque en acciones distintas. Investigadores determinaron recién, al estudiar el volcán Sakurajima (Japón) con cámaras de alta velocidad, que la carga creada por el magma revuelto se prolifera alrededor del borde de la boca del volcán, electrificando a su vez las cenizas que están encima de este.

Esto genera potencial electrostático en la parte baja de las cenizas, causando eventualmente que un rayo se descargue en la nube o el aire, a menudo en la dirección opuesta a los rayos convencionales.

Zona volcánica por excelencia

Chile está en el Cinturón de Fuego del Pacífico, y posee unos 90 volcanes activos. Solo está detrás de Indonesia en este récord. Negroni, el autor de la foto que acompaña esta noticia, también fotografió el 2011 la erupción de Puyehue-Cordon Caulle, y en el 2015, la del volcán Villarrica.  Los vulcanólogos y sismólogos ayudan, con sus detecciones antes de tiempo, a que poblaciones vulnerables puedan evacuar y ponerse a salvo.

El autor de la foto reconoce que fotografiar volcanes en plena erupción no es el oficio más seguro del mundo, aunque si se tiene la oportunidad de hacerlo desde un lugar seguro,  con certeza es uno de los shows más increíbles que ofrece la naturaleza.

Las cadenas volcánicas también están en sitios en los que antes no se sospechaba de su presencia. Recientemente, Científicos de la Universidad de Edimburgo (Escocia, Reino Unido) han descubierto que la zona oeste de la Antártida es la región más densamente poblada de volcanes en la Tierra, con 91 puntos calientes, que se encuentran a dos kilómetros bajo su superficie.

Daniel Meza
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.