Preparar alimentos grasosos puede crear más nubes que enfríen el clima (y frenen el cambio climático)

Tojosan

Las grasas que se liberan a la atmósfera cuando se cocinan los alimentos pueden influir en el clima, informan químicos en Nature Communications. Las moléculas de ácidos grasos, como el ácido oleico, pueden formar espontáneamente estructuras tridimensionales complejas en gotas de aerosoles atmosféricos. Esto puede hacer que las nubes sean más resistentes y ayudar a enfriar la superficie del planeta.

Estimaciones recientes demuestran que la evaporación que aparece durante la cocción es alrededor del 10% de las emisiones antropogénicas totales de pequeñas partículas en suspensión.

Los científicos han estado estudiando durante mucho tiempo el efecto de los surfactantes (agentes químicos "activos en superficie") en el medio ambiente. Algunos estudios indican que estos compuestos pueden tener efectos tóxicos en los organismos vivos. Los estudios de surfactantes industriales también muestran que pueden autoorganizarse en estructuras agregadas tridimensionales, cristales líquidos liotrópicos. La presencia de agregados de surfactantes puede afectar una serie de importantes propiedades de aerosoles relacionadas con la formación de nubes, la capacidad de difundir la luz y la vida útil de los componentes orgánicos en la atmósfera.

Configuración experimental

C. Pfrang et al / Nature Communications, 2017

Los químicos llevaron a cabo un experimento de laboratorio con cloruro de sodio al que se añadió ácido oleico (una fracción de masa del 3%). Con el método de levitación acústica los científicos pesaron una gota del compuesto en el aire, al tiempo que controlaban la humedad del ambiente. Siguieron los cambios estructurales con la ayuda de la espectroscopía Raman. Resultó que con esta composición se forma un sistema de canales de agua cilíndricos, rodeados por monocapas curvas de superficie activa: cristal líquido. La estructura del cristal cambió cuando se modificó la humedad y temperatura.

El cambio en la estructura de los cristales durante la modificación de las propiedades del medio

C. Pfrang et al / Nature Communications, 2017

Los siguientes experimentos demostraron que los ácidos grasos son más resistentes a los efectos químicos del ozono y, por lo tanto, pueden durar más y moverse más si forman estructuras tridimensionales complejas. Los autores del experimento dicen que estas estructuras ordenadas contribuyen a la aparición de las nubes, ya que probablemente aumentan el tiempo de vida de las moléculas de agua y la viscosidad de las gotitas. Sin embargo, el estudio se realizó en laboratorio, y la influencia en la atmósfera de los ácidos grasos que se forman durante la cocción, debe estudiarse en detalle.

Kristina Ulasovich

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.