¿Te sientes enfermo después de eyacular? Podrías ser alérgico a tu propio semen

Pexels

Cada vez que eyaculas, ¿te sientes un poco enfermo por unos días? Si es así, no eres el único. Esto es debido a una misteriosa y demasiado rara enfermedad parecida a la gripe que afecta a algunos hombres después de haber tenido un orgasmo. Los expertos aclaran que su prevalencia puede ser mucho mayor de la que creemos.

Esta afección, llamada Síndrome de Enfermedad Post-Orgásmica (o POIS, por sus siglas en inglés), se presenta inmediatamente o poco después del clímax, desencadena una gama de efectos no relacionados con los genitales, que incluyen confusión, incapacidad para hablar, leer o escribir coherentemente, dolor muscular intenso en todo el cuerpo, fatiga severa, picazón en los ojos, fiebre y gripe. Los síntomas pueden durar hasta por una semana.

La primera vez que se describió esta enfermedad fue en el año 2002 y desde entonces se han documentado cerca de 50 casos en la literatura médica. Se sabe muy poco aún, pero investigadores de la Universidad de Tulane publicaron un artículo reciente en la revista Sexual Medicine Reviews, la cual resume lo que los científicos saben del POIS hasta ahora.

Los síntomas y su severidad varían entre los pacientes, aunque en líneas generales parece haber dos tipos de POIS: primaria y secundaria. Se le dice primaria cuando ocurre desde la primera eyaculación del paciente y secundaria cuando se va desarrollando a lo largo de su vida.  

Parte de la razón del desconocimiento de la enfermedad se da porque hasta ahora ha habido muy pocos casos conocidos por los médicos. Sin embargo, cada vez hay más auto-informes de POIS en foros de internet y redes sociales, sugiriendo que podría ser más común de lo que pensamos. Muchas veces las personas no acuden al médico porque no son conscientes de lo que tienen  o se siente demasiado avergonzadas.

Las causas de POIS no se conocen bien. De acuerdo al equipo de investigadores de la Universidad de Tulane, la hipótesis con más aceptación es la propuesta por los mismos científicos que la describieron en el 2002. “Ellos postularon que el POIS es una reacción autoinmune o alérgica que genera una reacción inflamatoria a una sustancia en el fluido seminal del hombre”, escribieron en su artículo. En pocas palabras, estos hombres son alérgicos a su propio semen.

Otra teoría sugiere que podría ser un desequilibrio químico en el cerebro similar a la abstinencia de opiáceos. El orgasmo en estos hombres puede estar consumiendo mayores cantidades de opioides endógenos en comparación con la mayoría de los hombres, lo que desencadena un estado opioide similar a la abstinencia. De forma muy parecida a como lo haría una persona que bajara de un alto nivel de heroína.

Debido a que el POIS es una condición rara y poco conocida, no existen aún tratamientos oficiales para ella. Los pacientes han sido tratados de diversas maneras, desde antihistamínicos y antiinflamatorios no esteroideos (como diclofenaco) hasta inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSR) y benzodiacepinas.

Un laboratorio incluso trató el POIS usando “terapia de hiposensibilización”, en donde administraba repetidamente inyecciones debajo de la piel que contenían concentraciones diluidas del propio semen de un hombre, aumentando las concentraciones para que el cuerpo se adapte. Los pacientes informaron mejoras después de 15 y 31 meses de inyecciones. Sin embargo, este tratamiento requiere una gran dedicación y tolerancia a las agujas.

Si bien los tratamientos actuales no parecen ser del todo cómodos para los pacientes, las investigaciones futuras podrían ayudar a resolver algunos de los misterios que rodean esta enfermedad inusual. Muchos hombres están optando por evitar la actividad sexual por temor a los síntomas, lo que afectaría vidas, felicidad y parejas. Por ahora, el conocimiento de que se trata de una condición física real puede brindar una sensación de alivio a las personas afectadas por ella y ayudar a los médicos a realizar evaluaciones y diagnósticos precisos.

Suele haber cierto misterio alrededor de los orgasmos, hace un tiempo se arrojó luces sobre el femenino y hasta se postuló que el semen podría ser un arma para combatir el cáncer ginecológico.

Adrian Díaz
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.