Un complejo mundo de bacterias alimentadas por metano en cuevas mexicanas, al descubierto

Paso de cueva y buceador dentro de una sección del sistema de cuevas de Ox Bel Ha donde se realizó el estudio actual. La guía que se observa junto al buzo y que proporciona una ruta continua a la superficie es uno de los muchos estándares de seguridad que siguen los buceadores (© HP Hartmann).

Un complejo sistema de ríos subterráneos y cuevas inundadas de la península mexicana de Yucatán encierra un mundo críptico en sí mismo recién descubierto por la ciencia. Aquí, el metano y las bacterias que se alimentan de este forman un ecosistema similar a lo que se ha encontrado en las capas frías de los océanos profundos y algunos lagos, según una investigación reciente de la Universidad Texas A & M de Galveston, el Servicio Geológico de EE.UU., un equipo de colaboradores de México, Holanda, Suiza y otras instituciones de los Estados Unidos, publicada en Nature Communications.

La investigación además es el estudio ecológico más detallado jamás realizado para un ecosistema de cueva costera inundada permanentemente. De hecho, los científicos tuvieron que usar técnicas que previamente habían sido usadas por vehículos de inmersión en aguas profundas para poder estudiar el medioambiente.

David Brankovits, autor principal del artículo, señala que descubrir que el metano y otras formas de materia orgánica disuelta en su mayoría invisibles “son la base de la red trófica en estas cuevas explica por qué los animales adaptados a las cavernas pueden prosperar en la columna de agua en un hábitat sin evidencia visible de comida".

El estudio se realizó en la red de cuevas de Ox Bel Ha, en el noreste de Yucatán, un estuario subterráneo inundado con distintas capas de agua que consisten en agua dulce alimentada por las precipitaciones y el agua salada del océano costero.

La porción de agua dulce de las cuevas y los sumideros, que se utilizan para acceder a las cuevas y que se conocen localmente como cenotes, son importantes fuentes de agua dulce para las comunidades en toda la Península de Yucatán. El metano en las cuevas se forma de forma natural debajo del suelo de la jungla y migra hacia abajo, hacia el interior del agua y las cuevas. Normalmente, todo el metano formado en los suelos migra hacia arriba, hacia la atmósfera.

Esto prepara el escenario para las bacterias y otros microbios que forman la base del ecosistema de la cueva. Los microbios comen tanto el metano en el agua como otros materiales orgánicos disueltos que el agua dulce trajo de la superficie. Los microbios luego alimentan una red alimenticia que está dominada por crustáceos, incluyendo una especie de camarón adaptada a las cavernas que obtiene alrededor del 21 por ciento de su nutrición a partir del metano.

John Pohlman, coautor del estudio y biogeoquímico del USGS, afirma que aunque el acceso a estos sistemas requiere una capacitación especializada y una estricta adhesión a los protocolos de seguridad de buceo en cuevas, “en relación con la complejidad de una expedición oceanográfica, los programas de campo que organizamos son simples y económicos".

Un hallazgo sorprendente fue la importancia del material orgánico disuelto como el metano en la red trófica de las cuevas. Estudios previos habían supuesto que la mayoría del material orgánico que alimenta los microbios de las cuevas provenía de la vegetación y otros detritos en el bosque tropical que llegaba a las cuevas desde los cenotes.

Sin embargo, en las profundidades de las cuevas, donde se llevó a cabo el estudio, hay muy pocos restos de esa superficie, por lo que los microbios dependen del metano y los otros compuestos orgánicos disueltos se filtran hacia abajo a través del techo de las cuevas.

Tom Iliffe, profesor del Departamento de Biología Marina de TAMUG, que ha estado estudiando la biodiversidad, la evolución y la conservación de animales marinos de las cavernas durante casi 40 años, señala: "Proporcionar un modelo para la función básica de este ecosistema distribuido globalmente es un importante contribución a la ecología del agua subterránea costera y establece una línea de base para evaluar cómo el aumento del nivel del mar, el desarrollo turístico costero y otros factores estresantes tendrán un impacto en la viabilidad de estos sistemas sin luz y pobres en alimentos ".

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.