¿Un dinosaurio con cuello de cisne y garras de velociraptor? Aunque no lo creas, existió

Reconstrucción de la apariencia exterior de Halszkaraptor escuilliei
Lukas Panzarin

Paleontólogos italianos y de otros cinco países han descubierto una nueva especie de dinosaurio depredador bípedo (terópodo), bastante similar a un pato, con un cuello de cisne o ganso largo y extremidades anteriores parecidas a cuchillas, como de la familia de los terópodos (velocirráptor, tiranosaurio rex). Aparentemente, estos dinosaurios pasaban una parte del tiempo en el agua, señala un artículo publicado en la revista Nature.

La nueva especie, que recibió el nombre Halszkaraptor escuilliei, pertenece a la familia de los dromeosáuridos (del griego "lagartos corredores"), que incluye a los dinosaurios depredadores que vivían en todos los continentes hace unos 126 a 66 millones de años. Su tamaño osciló entre los 70 centímetros y seis metros. Tenía un hocico estrecho, un cuello bastante largo, un torso relativamente corto y una cola larga; las extremidades terminaban en tres dedos. Algunos dromeosáuridos estaban cubiertos de plumas.

Fósiles Halszkaraptor escuilliei
Andrea Cau et al. / Nature, 2017

Los fósiles de la nueva especie de "lagartos corredores" fueron hallados en Mongolia, en sedimentos que datan de hace 75 a 71 millones de años. Los investigadores dirigidos por Andrea Cau, del Museo de Geología y Paleontología en Bolonia, Italia, escanearon los huesos del dinosaurio en sincrotrón para estudiar la anatomía y reconstruir la apariencia del reptil. El H. escuilliei era pequeño, de unos 70 centímetros de longitud. Su hocico terminaba en un pico largo, en el cual había de unos 20 a 25 dientes. Esto hizo del H. escuilliei uno de los terópodos más dentados ya que la mayoría de los otros tenía menos de 20 dientes. El cuello alargado de ganso del lagarto comprendía aproximadamente el 50% de la longitud del tronco. Las extremidades delanteras pequeñas terminaban en patas-"cuchillas".

Según los autores del estudio, los dinosaurios pasaban mucho tiempo en el agua. Tendían emboscadas a la hora de cazar y en esto les ayudó su cuello largo, y sus patas delanteras les permitían moverse en el agua como los pingüinos y otras aves acuáticas.

Ekaterina Rusakova
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter

 

 

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.